Opinión

El juego de las sillitas

Los senadores de la República se divierten de lo lindo aplicando la máxima de la Chimoltrufia, pues un día dicen una cosa y otro, otra.

Cada grupo parlamentario es libre de asumir la estrategia que mejor les convenga frente a las negociaciones legislativas, pero eso de estar todos los días con declaraciones contradictorias justifica las percepciones negativas de la población sobre los diputados y senadores, pues ya nadie les cree.

Ayer fue el colmo de este juego de fuerzas que se parece mucho al juego de las sillas, porque cuando unos se sientan, otros se levantan.

En el caso de las reformas en telecomunicaciones, las leyes secundarias debieron estar listas desde el año pasado y todavía las están analizando.

En el tema energético, el PRD regresó a la mesa de negociaciones aunque su posición es muy clara: en contra de la reforma del Ejecutivo y a favor de la consulta popular.

Lo peor es que a veces nada tiene que ver el contenido de una reforma u otra, sino que todo se reduce a presionar para influir en otros temas, como el electoral.

Los legisladores olvidan con mucha frecuencia que su desempeño se califica en las urnas. Allá ellos.

Lomelín en TVE


De inmediato, el titular de la SEP, Emilio Chuayffet, designó a Gustavo Lomelín como director general de TVE, tras la remoción de Fausto Alzati.

Buen reto tiene Lomelín, pero de lo que hay certeza es que tiene la experiencia, el conocimiento y el equilibrio, que sólo dan muchas horas de vuelo, para tener un desempeño que va a hacer olvidar a Alzati y los lamentables desfiguros que lo hicieron dejar el sector público una vez más. Suerte.

Quinielas

No cabe duda que los empresarios son más objetivos. En el sondeo hecho por El Financiero, la mayoría pronosticó un empate de México con Brasil, mientras los funcionarios marcaron un triunfo del Tri. En su descargo, fue un empate con sabor a triunfo.