Opinión

El joven general Kim despeja las dudas sobre sus planes


 
Se acabaron las dudas. En su primer año de gobierno, tras reeemplazar a su padre Kim Jong-il en una de las 2 dinastías comunistas del mundo -la otra es Cuba-, Kim Jong-un, El joven general, ha ordenado el lanzamiento de 2 cohetes de largo alcance y una prueba nuclear, que alejan las posibilidades de distensión con los aliados y de una reforma económica en Corea del Norte.
 
Si el carácter provocador de los ensayos militares de Pyongyang quedó de manifiesto el 4 de julio -día de la independencia de Estados Unidos- de 2009, con el disparo de 7 misiles de diferentes tipos, esta vez la explosión atómica subterránea habría sido programada con miras al sábado, aniversario del desaparecido Kim Jong-il, así como ante la transición política en los países vecinos. En febrero asumirá en Seúl la nueva presidenta Park Geun-hye, quien será seguida en marzo por el líder chino, Xi Jinping, mientras que en Japón estos días forma su gabinete el nacionalista Shinzo Abe, quien ofreció una postura más enérgica frente a Corea del Norte.
 
Kim había generado ciertas esperanzas de retomar la senda del diálogo con Corea del Sur, establecida por el presidente meridional Roh Moo-hyun en 2007 al visitar Pyongyang para la primera cumbre bilateral desde el conflicto que dividió la península en 1953, con gestos como su presentación en el concierto del grupo Morabong -donde desfilaron personajes copiados de Disney y bailarinas al estilo occidental- en la capital del 'reino ermitaño'.
 
Ya en 2001, durante su gira a Shanghai, su padre Kim Jong-il había lucido impresionado por los rascacielos de la urbe china, destacando que 'este país tuvo éxito en sus reformas. ¿Por qué nosotros hemos fallado?'. Más tarde, un editorial del diario Rondong Sinmun puntualizó que 'el método socialista de administración económica todavía es inmaduro e imperfecto; si nos apegamos a este sistema obsoleto, que no funciona para las realidades presentes, seremos incapaces de desarrollarnos'.
 
Apuesta
 
Hoy, no obstante, la apuesta del heredero tiende a seguir la línea del desarrollo nuclear como móneda de cambio para perpetuar su régimen, en el que sólo la pequeña casta militar y burocrática se beneficia. En Seúl se afirma que el general Chang Sung-taek, esposo de la hermana más joven de Kim Jong-il, ejerce el poder como regente tras bambalinas, luego de acelerar en 2008 la preparación de Kim Jong-un, nombrado delfín sólo después de que las autoridades japonesas detuvieron con un pasaporte dominicano falso a su hermano mayor, Kim Jong-nam.
 
Casi todo se ignora sobre Kim tercero, incluso su edad, que sería de 30 años. Hijo de la tercera esposa de Kim Jong-il, Ko Young-hee, de origen nipón y quien falleció en 2004, padecería diabetes y estudió en una escuela internacional de Suiza, donde se hizo fanático de la liga estadounidense de de basquetbol.