Opinión

El inverosímil ‘suicidio’ de Lesvy

   
1
   

    

Protestas frente al Tribunal Superior de Justicia local. (Cuartoscuro)

Ni siquiera la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México tiene claro lo que está investigando en el caso de Lesvy Osorio. Dicen que se está investigando con el protocolo de feminicidio, que detuvieron al novio de la joven y lo acusan de homicidio simple, pero determinaron que se trató de suicidio.

Así, tres distintas explicaciones de cómo pudo haber perdido la vida una joven que apareció dentro de las instalaciones de Ciudad Universitaria, y que puso de manifiesto no sólo la inseguridad en el campus universitario, sino que subraya una vez más la ausencia de perspectiva de género en los casos investigados por la Procuraduría local.

Ayer, un juez de control vinculó a proceso al novio de Lesvy y lo acusó de homicidio simple, por su omisión en el presunto suicidio de la joven. Lo que ayer pasó en el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad es la fotografía de lo que padecen cientos de víctimas que se sienten indefensas ante un sistema judicial que no los escucha.

Antes de que se llevara a cabo la audiencia en que el juez determinaría la situación de José Luis, el presunto acusado, Araceli Osorio, madre de Lesvy, acompañada por familiares, amigos y organizaciones civiles, en una protesta tomó el micrófono para pedir justicia para esa hija que ya no puede defenderse sola y exigió que la investigación se lleve por feminicidio.

“Este día es importante y yo sólo voy a pedir algo a quien en este momento va a revisar lo que se ha presentado por parte de nuestra defensa, de la defensa de Lesvy, porque ella ya no tiene vida para defenderse sola, a esta persona, a las manos en las que está en ese momento la justicia, quiero pedirles como mujer, como madre, quiero pedirles justicia, que no se permita que un feminicida más esté en las calles”, suplicó.

Un par de horas más tarde llegaría su respuesta: José Luis fue vinculado por homicidio simple doloso, con la premisa de ser responsable no de matar a Lesvy, sino de no impedir que ella se matara.

¿Qué significa esto? Quiere decir que el juez encontró los suficientes elementos de prueba para que José Luis sea investigado por el delito por el que el Ministerio Público lo acusó. ¿El juez podía acusarlo de feminicidio durante la audiencia? No. El juez sólo podía determinar la situación jurídica por el hecho por el que la PGJDF lo estaba acusando. ¿El Ministerio Público puede cambiar aún el delito por el que lo acusa? Sí. Ahora o al final de la etapa de investigación, que es el paso que sigue, en que tanto la defensa de Lesvy como la de José Luis deberán encontrar pruebas para desahogar en el juicio.

La explicación que dio la Procuraduría es por demás inverosímil. Habla de una joven que en medio de una discusión se enredó en un cable de teléfono y que su ‘inmóvil’ pareja no hizo nada para impedirlo, pese a que la misma dependencia reconoce que lo que antecede a esa escena es una discusión entre la pareja. No parece creíble ni tampoco hay elementos que lo sustenten.

Las propias integrantes del Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la UNAM, quienes han estado apoyando en las indagatorias del caso, expresaron inconformidad con la teoría de la desaseada Procuraduría, que una vez más deja más preguntas que respuestas.

Acusan a las autoridades de haber negado el acceso a la investigación completa y de obstaculizar el acceso al expediente; piden feminicidio como la línea principal. No es un despropósito. ¿Cuál es la diferencia?

El homicidio simple doloso amerita una pena de prisión de entre ocho y 20 años. Un feminicidio, de 40 a 60 años. La diferencia entre uno y otro no necesita más explicación. La mala actuación de quienes se encargan de investigar los delitos, esa sí. 

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
Lo que somos
Congruencia
La falla del sistema