Opinión

El inicio de la debacle

1
   

   

Peralta

Todo hace pensar que en estos últimos días se decidieron dos gubernaturas a favor del PRI: la de Colima, que ganó Ignacio Peralta, y la de Aguascalientes, que se inclinó a favor de la priista Lorena Martínez, el mismo día en que se dio a conocer su candidatura.

Ayer los panistas y los priistas definieron su futuro en esa entidad. En el PAN había tres candidatos fuertes: los senadores Fernando Herrera y Martín Orozco, así como el presidente municipal de la capital, Juan Antonio Martín del Campo.

Fernando Herrera desistió desde diciembre pasado cuando informó a su equipo de trabajo que se mantendría en la coordinación de la fracción panista en el Senado. Y Juan Antonio Martín del Campo dio a conocer ayer por Twitter su declinación: “He decidido apoyar al proyecto de mi amigo @MartinOrozcoAgs porque estoy interesado en la Unidad de mi Partido Acción Nacional”.

El grave problema de todo esto, y lo que le puede significar la ventaja definitiva a Lorena Martínez, es que Martín Orozco Sandoval enfrenta un juicio.

Está acusado de los delitos de tráfico de influencias y uso indebido del ejercicio público por la venta de un terreno propiedad del ayuntamiento de Aguascalientes, cuando era presidente del mismo en 2007.

Por ese motivo en 2010 se le dictó auto de formal prisión, pero como los delitos no son graves, comenzó a enfrentar su proceso en libertad tras el pago de una fianza de 23 mil pesos.

En 2012 asumió el cargo de senador y solicitó la suspensión del proceso penal, hasta que concluyera su encargo; el juzgador que conoce del caso negó dicha suspensión, misma que fue confirmada en apelación por un tribunal.

El asunto llegó hasta la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que determinó, en febrero de 2012, confirmar el amparo para que se “suspenda temporalmente el juicio penal” en su contra, debido a su investidura, pero dejó claro que la PGR aún tiene la opción de solicitar el juicio de procedencia, para que se inicie un proceso de desafuero.

O sea que en una contienda electoral en la que son válidos todos los juegos limpios y sucios de la política, el partido en el poder en Aguascalientes y en el país, el PRI, tiene en sus manos al posible candidato del PAN a la gubernatura, Martín Orozco, y puede no servirle de nada al blanquiazul haber ganado los municipios más poblados en la pasada elección que son la capital Aguascalientes, gobernada por Juan Antonio Martín del Campo, Calvillo y Jesús María.

Así, el agradecimiento del panista Gustavo Madero por Twitter puede quedar como el inicio de la debacle. La dirigencia nacional tendrá que pensar bien su decisión, si no quiere perder casi por default esta elección.

Colima fue la primera elección del año y se convirtió en un símbolo porque dejó en el ánimo de los partidos y la ciudadanía el sentimiento de ganador o de perdedor. El PRI, por lo tanto, hoy lleva la mano y dependerá en mucho de las alianzas PAN-PRD cómo se definan las 12 entidades en juego. Hay muchos análisis todavía pendientes.

DE PRECANDIDATA A ACOMPAÑANTE
Y en estas definiciones panistas, los senadores de Coahuila, estado donde habrá elección el próximo año, empiezan a mostrar sus acomodos hacia la candidatura. En la conferencia de prensa en la que criticaron la actuación del exgobernador Humberto Moreira y pidieron a la PGR que continúe la investigación, Luis Fernando Salazar tuvo en primer lugar la palabra y explicó todo el mal que hizo el priista a Coahuila, mientras que Silvia Garza simplemente confirmó lo dicho.

Twitter: @ginamorettc