Opinión

El 'inge' del Poli que cambió a EU

La reforma energética ya casi sale del horno. Ahí está, nuevecita como la quinceañera que gana en Xochimilco el premio a La Flor más Bella del Ejido.

Asumamos que sí atraerá inversionistas y que produciremos mucho petróleo. Bien. Pero hay un detalle: Quizá para cuando tuvimos listo el filete, el cliente ya se compró un ganado.

Al terminar esta década, Cantarell será el pasado y Wolfcamp será… el sustituto de México. Al menos los números lo anuncian.

Usted, como mexicano cariñoso consentidor del sindicato petrolero, exporta hoy unos 800 mil barriles diarios de petróleo a Estados Unidos, la mitad de lo que vendía hace cuatro años, en 2010. La mitad.

En lo que nosotros percibíamos este síntoma, los vecinos aumentaron 55 por ciento su producción. También desde 2010. Fueron tres millones de barriles diarios lo que añadió ese país a su producción.

Ahora allá encontraron un campo que para nosotros podría ser un drama.

Wolfcamp está en Texas, esquina con Nuevo México. En la cuenca de Permian. Hoy Wolfcamp produce unos 200 mil barriles diarios de crudo. El doble de Chicontepec, en México.

Me advierten que ahí una sola empresa, Pioneer Natural Resources, estima que producirá 2.4 millones de barriles de crudo al final de esta década. Eso equivale a todo, todo, lo que produce hoy México.

¿Y quiénes son los de Pioneer? La empresa es presidida por Scott D. Sheffield y son los socios del regiomontanísimo Grupo Alfa, que dirige Álvaro Fernández Garza.

Ellos juntos descubrieron Eagle Ford. Así, tal cual. Eagle Ford, la zona de gas de lutitas o shale que cambió el modo de producir petróleo y redujo a precio de ganga el gas en Norteamérica.

¿Quién encabezó del lado de Alfa ese proyecto? Nelson Arizmendi, un ingeniero egresado del Instituto Polítécnico Nacional, más claro: de la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas. Él hizo una dupla de talento con José de Jesús Valdez en Alfa, y hoy pueden contar que cambiaron una parte de la historia de Estados Unidos.

Hace 10 años presencié cómo Arizmendi fue ninguneado por políticos como Manuel Bartlett y otras personalidades que tanto aportan a la nación.

Hoy, es vicepresidente de Alfa y no estoy seguro de que quiera aprovechar las oportunidades de la reforma energética mexicana. Los permisos que en Texas toman un par de semanas, acá tomarían unos cuatro meses, me aseguran.

Hoy Alfa ya produce 100 mil barriles diarios de crudo en Estados Unidos, sus reservas petroleras valen unos cuatro mil millones de dólares y tiene invitaciones para producir en Australia, el este de Asia y en Sudamérica.

Al fin y al cabo, Arizmendi es el chef que sabe la receta del gas shale que cambió al mundo petrolero. Grupo Alfa es el único restaurante mexicano que sirve el platillo.

1
EVIDENTE: Creciente aceptación

Fácil y simple. Finalmente, la terminal de punto de venta se populariza en México. La oferta de una comisión universal de 3.5 por ciento para cualquier pago con tarjeta y la disponibilidad del pago dos días después de la transacción, convence a comerciantes que sólo requieren un dispositivo móvil. En la imagen, la dueña de un negocio cobra, en un mercado de la Colonia Roma, en el Distrito Federal.

Parteaguas