Opinión

El incapaz

   
1
   

   

trump y merkel

Donald Trump es absolutamente incapaz para el cargo al que fue electo. Imagino que esto no debe sonarle sorpresivo, pero la evidencia es abrumadora. Sus promesas electorales eran simples: construir un muro entre su país y el nuestro, que pagaríamos nosotros; acabar con los acuerdos comerciales para generar empleos en Estados Unidos; terminar con el plan de salud de su antecesor, obamacare, y reemplazarlo con una opción mucho mejor para las personas de ingresos medios y bajos; limpiar el pantano de Washington. El otro tema que le ayudó a ganar, aunque no era promesa suya, era que Hillary Clinton había sido descuidada en temas de seguridad nacional.

Veamos: el muro no lo vamos a pagar nosotros, como ya lo reconocen todos, menos Trump (al menos públicamente). Ya presupuestó parte de la construcción para el siguiente año fiscal, y habrá que ver cuánto le aprueban. Algo hará de muro, sin duda, que no servirá de nada y que acabará costando al estadounidense promedio, que no va a estar contento.

El comercio internacional, como ya lo hemos comentado en muchas ocasiones, parece ser un tema que supera por mucho el entendimiento no sólo de Trump, sino de sus asesores, incluido el señor Peter Navarro, que debía ser el experto en el tema. Hace unas semanas comentamos su profunda ignorancia, que él mismo reconoció la semana pasada. Eso nos dio otros 30 centavos de recuperación del peso. También hemos hablado de esto: la relación entre el peso y el dólar está muy afectada por el miedo a Trump. Sin eso, deberíamos estar alrededor de 17.50 pesos por dólar (un comportamiento similar al que ha tenido el euro, que era el nuestro hasta que Trump se lanzó a la presidencia usando desde el primer día el tema del muro). Cada vez que Trump [amenaza] o uno de sus funcionarios reconoce que todo lo que prometió es mentira, el peso recupera entre 30 y 50 centavos. Si un día vuelven a amenazarnos, perderemos esos mismos centavos.

La sustitución del programa de salud es algo que Trump ni siquiera tenía idea de cómo hacer, de forma que la propuesta que hay viene del Partido Republicano. Es un tema complejo, pero los expertos de allá coinciden en que puede dejar a 24 millones de personas sin cobertura, subsidia a los más ricos, y la reducción en costos es bastante menor. Por cierto, buena parte de los que perderán son los que hicieron ganar a Trump: los votantes del Midland: Pennsylvania, Michigan, Wisconsin, etcétera.

Del pantano, nada. Trump ni siquiera ha podido proponer personas para los miles de cargos que están vacantes. Los secretarios que ha nombrado, en su mayoría, se oponen a sus absurdas ideas (que sólo comparten sus más cercanos: Steve Bannon, Stephen Miller, Jeff Sessions, su yerno, y pocos más). El conflicto permanente en el nivel superior de gobierno de Estados Unidos se refleja en una caída general: menos solicitudes para ir a estudiar a ese país, menos contrataciones de expertos internacionales, menos turismo. El banco de la Reserva Federal de Atlanta pronostica un crecimiento menor a 1.0 por ciento para el primer trimestre de este año. Sólo la bolsa crece, esperanzados en la reducción de impuestos que Trump dijo que haría. Tampoco podrá con eso y el desencanto será fuerte.

La incapacidad de Trump en sus relaciones con el resto del mundo llegó a su clímax el viernes, cuando fue incapaz de dar la mano a Angela Merkel. Parecía perro apaleado en presencia de la canciller. Con el exterior, lo único claro es que sus oscuras relaciones con Rusia lo llevarán al desafuero. Y eso ocurrirá cuando su popularidad entre republicanos llegue a 60 por ciento. Falta un rato todavía, parece.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Educación, el detalle
Ideas fijas
Elección y sobresaltos