Opinión

El INAI, de la evolución a la consolidación (2014-2017)

 
1
 

 

Inai. (Cuartoscuro)

Colegialidad es cotitularidad y por definición corresponsabilidad. Aquella mañana coincidimos en el Senado de la República, Ximena Puente, Patricia Kurczyn, Areli Cano, Eugenio Monterrey, Oscar Guerra y Joel Salas, fuimos a rendir protesta al cargo de Comisionados del IFAI.

Ximena, la más joven, había dejado la Presidencia del órgano local de transparencia de su natal Colima, y recibió nuestro respaldo para presidir al todavía IFAI, que muy pronto se transformó en el INAI. A lo largo de ese período, muy de mañana y hasta muy tarde, cada día, la colega Ximena despachaba, recibía gente, atendía reuniones. Dedico a Ximena este artículo en señal de admiración y aprecio a su labor. El pasado viernes 12, mis compañeros me confiaron el relevo para el trienio 2017-2020.

Días largos y años cortos nos trajeron a cerrar un ciclo y abrir otro, eslabones de una cadena de corresponsabilidad que quiero aquí resumir en frases que explican la naturaleza de un mandato en colegialidad.

La colegialidad comenzó a arraigarse entre nosotros durante los años noventa del siglo pasado, el IFE ahora INE vino a magnificar el ánimo del Constituyente revisor que buscó incorporar esa fórmula para algunas instituciones superiores del Estado mexicano. Sin embargo, no en todas era factible así la CNDH (el Ombudsman nacional), el Banco de México (el banco central) y el INEGI (el órgano de la estadística nacional), tras su reconocimiento con la calidad de organismos constitucionales autónomos continuaron con titular unipersonal.

La colegialidad implica el difícil oficio de conciliar, entre pares, los mayores y los menores problemas, esos detalles que alejan o acercan al colegiado del objetivo común.

La discrepancia y la capacidad de construir acuerdos son deberes simultáneos; la divergencia propicia los arreglos para satisfacer cada decisión; diferir no necesariamente significa estorbar las propuestas del otro o de los otros dentro de un cuerpo colegiado, ante la objeción sino hacer que se calibren y prosperen las mejores para el bien institucional.

El Presidente es uno entre pares, pero no más que ninguno de aquellos, sólo es el portavoz y el representante para poner el rostro de los demás en los trámites de Estado, en los acontecimientos solemnes de la República y en algunos en los que no sea posible conseguir que estemos los siete o los que puedan o quieran por ser relativos a las temáticas que cada uno encabeza.

La legitimidad de origen nos concedió compartir el despegue de la nave del todavía IFAI y vivir la metamorfosis al naciente INAI. Vivimos desde aquí y sin dejar de resolver la tarea cuasijurisdiccional que también nos expresa con nuestras singularidades de criterio técnico jurídico, vivimos en un céteris paribus las epopeyas de ver nacer las leyes generales de Transparencia y Acceso a la Información, la Ley General de Protección Datos Personales, aventuras que sorteamos en unidad indiscutible y con la alianza de las Organizaciones de la Sociedad Civil y la indudable ayuda de los legisladores aliados de estas asignaturas.

Esas concreciones legislativas que nos fueron ensanchando más y más las copiosas facultades y deberes institucionales son para nosotros un galardón de orgulloso sentido cívico. Esas dos legislaciones generales y los ajustes a la normatividad complementaria y después los avatares en la armonización de las leyes locales (aún pendiente las de Datos Personales) nos permiten decir con humildad republicana que hemos sido actores y testigos de los más amplios consensos parlamentarios de los últimos años.

El equilibrio institucional de la etapa del estreno escalonado de las competencias (proceso aún en su fase final) a la consolidación de las potestades y su ejercicio esmerado. Ha sido un privilegio vivir en colegialidad en el período de Ximena Puente al frente del INAI.

Ahora pondré mi esmero, aptitudes y esfuerzo para continuar la consolidación de los proyectos de este Instituto y poder dar buena cuenta al término de este mandato.

El autor es Comisionado Presidente INAI.

Twitter:@f_javier_acuna

También te puede interesar:

Corrupción y transparencia

El INAI, el SAT y la mayor incautación de divisas en aduanas

Transparencia de gastos por eventos en sede o en espacios alquilados