Opinión

EL IMCP COMUNICA: La reforma fiscal que el país requiere

10 febrero 2014 5:10 Última actualización 23 agosto 2013 5:10

 
 
C.P.C. Carlos Cárdenas Guzmán

Presidente del IMCP

¿Porque la reforma fiscal es un tema ya de sobrevivencia?
 
 
A nuestro país le urge alcanzar niveles de recaudación de 16 – 18% del PIB para poder hacer frente a las obligaciones que corresponde asumir al Estado. Históricamente no hemos logrado sobrepasar niveles de recaudación de aproximadamente el 10% del PIB, a pesar de las reformas fiscales que por décadas se han hecho año con año. Este nivel es muy bajo, si consideramos que el promedio de recaudación en los países que integramos la OCDE es del 25% y en América Latina es del 15%.
 
 
Algunas de las razones que explican esta situación son: i) que la economía informal de nuestro país ha alcanzado ya niveles del 60% del total de los participantes en la economía; es decir, de cada 10 personas que tienen una actividad económica, 6 no pagan impuestos, ii) que los estados no hacen su propio esfuerzo recaudatorio. En promedio recaudan solo el 8% del total de ingresos que perciben y el otro 92% se los da la Federación, y iii) que nuestro esquema fiscal no es competitivo en el contexto internacional, entre otras razones, porque mantenemos tasas muy altas de impuestos directos como el ISR.
 
 
Requerimos con urgencia contar con un esquema fiscal que sea competitivo para alcanzar el círculo virtuoso: más inversión nacional y extranjera = más empleo = más impuestos = bienestar social.
 

Propuestas de solución:
 
IVA generalizado

El IVA debe aplicarse en forma general, sin tratamientos de excepción y manteniendo la tasa del 0%, únicamente para las exportaciones y la del 11% para la región fronteriza. Es la forma de hacer eficiente un impuesto indirecto de este tipo y es la forma de logar que alcance su potencial máximo de recaudación.

ISR
Se deben reducir las tasas a los estándares que manejan los países con los que competimos y revisar los niveles intermedios de las tarifas, para que no se alcancen de inmediato las tasas más altas.

IETU
Debe eliminarse, por virtud de que en el tiempo que lleva de existencia no ha alcanzado las bondades que se argumentaron para justificar su creación. Conviene establecer en su lugar un impuesto mínimo complementario del ISR de fácil cálculo, como el Impuesto Mínimo Alternativo de los Estados Unidos.

Ampliación de la base de contribuyentes

Debe combatirse en serio la economía informal (60%), para que se cumpla con el mandato constitucional de que TODOS los mexicanos contribuyamos para el gasto público en la forma proporcional y equitativa que establezcan las leyes, y para fortalecer de manera importante la recaudación.

Recaudación efectiva por parte de estados y municipios
 
Es ya un imperativo que cada uno de los tres niveles de gobierno recaude sus propios impuestos, conforme a las facultades establecidas para ello.

Estímulos fiscales

Debe adoptarse una estrategia de verdaderos estímulos fiscales de largo plazo, de la que ahora adolecemos, que efectivamente detone la inversión nacional y extranjera, así como el empleo y el ahorro.

Regímenes preferenciales
 
Es ya muy urgente que se eliminen los regímenes preferenciales, que no tengan una verdadera justificación económica o social, con el objeto de que todos tributemos sobre las mismas bases. En esto no se incluye el tema de la consolidación que no es un régimen de privilegio.

Simplificación de las disposiciones fiscales
 
Desde la época de Adam Smith (1723 – 1790) se destacaba ya la importancia de que las disposiciones fiscales fueran de fácil cálculo y sencillo cumplimiento. Por ello, resulta urgente simplificar en verdad las disposiciones fiscales, de tal forma que se facilite su debido cumplimiento y se reduzcan las excesivas cargas administrativas que se imponen a los contribuyentes.
 
Seguridad jurídica
 
Es un reclamo urgente de toda la población el que se fortalezca la seguridad jurídica en nuestro país, a través de la emisión de disposiciones que además de ser claras y sencillas, se ajusten al marco constitucional vigente. La seguridad jurídica es una condición necesaria para facilitar la justicia fiscal y para atraer la inversión nacional y extranjera.
 
Permanencia de las disposiciones fiscales

Es muy importante dotar de permanencia a las disposiciones y esquemas fiscales establecidos, de tal forma que los contribuyentes estén en posibilidad de planear en el mediano y en el largo plazo. Es realmente muy grave que con demasiada frecuencia se estén cambiando las “reglas del juego”.

Cultura fiscal y de respeto a las leyes
 
Es imprescindible mantener en nuestro país una cultura, un civismo fiscal, muy particularmente desde las aulas escolares a las que asisten las nuevas generaciones.
 
Independencia del SAT
 
Urge dotar al SAT de independencia, como originalmente estuvo contemplado cuando se creó. Así funciona en los países más avanzados. Su actuación debe estar fundamentada en consideraciones estrictamente profesionales, sin influencia de ningún otro tipo.

Conclusiones:
 
No se debe desaprovechar la oportunidad histórica que en este momento se nos presenta, para implementar de una vez por todas, la reforma fiscal que México requiere. En el Instituto Mexicano de Contadores Públicos confiamos que en el próximo periodo de sesiones del Congreso se tomen en cuenta y se adopten las propuestas que hemos presentando.