Opinión

El hombre que tiene al Verde hasta en la sopa

1
     

     

El INE ordenó la suspensión de los spots del PVEM sobre los vales de medicina. (Tomada de YouTube)

El fin de semana vi al PVEM envuelto en las tortillas calientitas. Encendí la Tv y vi a la senadora Ninfa Salinas en su informe legislativo. Fui al cine y vi a la actriz Galilea Montijo: “El Verde sí cumple”. Me metí en el Metro y había carteles del partido: “Vales de medicina. Aprobado”. Avenidas del DF están inundadas de espectaculares.

Después de ser alcanzado por Slim en los actos cotidianos como pagar el teléfono, las cuentas en la panadería, restaurantes, el súper, tiendas departamentales y hasta en obras públicas, nada me había alcanzado como la estrategia del disque partido ecologista. Un amigo hasta jura soñó con el PVEM.

Aunque moleste admitirlo el Verde tiene al mejor abogado, al mejor publicista y mucho dinero. Arturo Escobar, aquél muchacho que se acercó en el 98 al PVEM en Mérida lleva los temas jurídicos. Es el cerebro del partido. Le pedí que se describiera. “Soy un amante del derecho y mi familia”. Escobar ha sabido jugar al filo de la ley y cuándo hacer trampa.

Ejemplo: para los tiempos de veda electoral programó a sus 27 diputados y nueve senadores para aparecer de manera permanente en radio y Tv cuando nadie, fuera de los anuncios oficiales, puede promocionar partidos ni imagen porque viola la ley. Por allí maquiavélicamente ganó bien.

Donde está el problema es en el gasto. Hasta diciembre de 2014 el monitoreo del INE que preside Lorenzo Córdova arrojó un resultado de 260 mil impactos en Tv y el PVEM presentó contratos por 75 millones de pesos: a 300 pesos el spot.

–¿Dónde?– pregunté a Escobar.
–No tengo el monto exacto– contestó.

Resulta extraño cuando en realidad es él quien ha hecho redituable al partido y no Jorge Emilio González.

–Fuera de serie, ¿no?
–No manejo la comisión del partido.
–¿De dónde saca dinero el Partido Verde para verlo uno hasta en la sopa?
–Lo ahorramos. No hay sobresueldos, ni viáticos, ni sueldos en el partido.

Nadie ha podido medir, en cambio, los spots en radio ni los cineminutos. De manera tibia el INE hizo una amonestación. Pero todavía eran exhibidos porque Cinemex y Cinepólis se aferraban a [no] retirarlos en completa impunidad.

La credibilidad del INE está en entredicho por la astucia de Escobar y las riendas medio tomadas en el instituto encargado de fiscalizar mil 600 campañas y a los canales y medios digitales, retos de la nueva Ley de Telecomunicaciones. La transformación del instituto costó la discusión de 56 iniciativas así como mil millones de pesos para fortalecerlo.

Mientras eso ocurre, Escobar mira el derrumbe del PRD como oportunidad de convertir al PVEM como tercera fuerza nacional. Está contento. Hasta sus tres hijos, de menos de siete años, dice, le preguntaron: “¿Oye papi, el Verde cumple?” De la cadena perpetua y de los vales de medicina porque lo vieron en Tv.

El Verde buscará seguir en todos lados. Se vale la astucia. Lo que no [se vale] es la debilidad institucional ni que en el INE o en el Congreso
-donde se hizo la ley- falten cerebros como el de Escobar para subsanar lagunas y, en vez de eso, haya gritos y sombrerazos.

10 SEGUNDOS… Senadores quieren honrar el gasto. Para ello propusieron quitarse 100 pesos en el salario. Eso no alcanza ni para el papel de baño. Transparenten mejor la bolsa de mil 200 millones que manejan en secreto.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
La riqueza de Padrés
El reto fifty-fifty
¿Se cae la presidencia del PRI-DF?