Opinión

El hombre más poderoso

 
1
 

 

Putin

Tradicionalmente, y desde luego gracias a la influencia de Hollywood, se ha considerado a Estados Unidos como la superpotencia número uno y, por extensión, al mandatario de ese país como el hombre más poderoso del mundo; sin embargo, las evidencias y los recientes acontecimientos relacionados con la posible injerencia rusa en las elecciones norteamericanas, parecen apuntar en otro sentido.

Recientemente, miembros destacados del equipo de Trump han sido puestos bajo investigación por sus conexiones rusas, con la sospecha creciente de que pudieran haber influido a favor del actual mandatario para llevarlo a la Casa Blanca.

Pese a la natural y reiterada negación sobre conspiraciones durante la campaña electoral, la participación del Kremlin se robustece, alcanzando dimensiones de máxima prioridad en materia de seguridad nacional, toda vez que, de comprobarse las sospechas, el tradicional enemigo de Estados Unidos habría logrado vulnerar no sólo los servicios de inteligencia, sino el mismísimo sistema político norteamericano.

Inteligente, capaz, frío y calculador, el exintegrante de la famosa agencia de inteligencia de la Unión Soviética, hoy presidente de la Federación Rusa y considerado por la revista Forbes durante cuatro años consecutivos como el hombre más poderoso del orbe, consolida su liderazgo estratégico y su capacidad de influencia a nivel global, aun cuando las investigaciones del FBI y del Departamento de Justicia norteamericanos no lleguen a resultados concluyentes, en tanto que la ya de por sí minada imagen del mandatario de Estados Unidos sigue en franco deterioro.

Forjado en el seno de la confrontación bipolar, conocedor de las capacidades económicas, políticas y militares rusas, detentador de un poder casi absoluto y un liderazgo sólido, Vladimir Putin se erige como el personaje con mayor influencia a escala global, cuya capacidad puede generar una crisis interna en el núcleo mismo del poder de la máxima potencia.

¿Ha terminado la Guerra Fría?

Correo: grhhuizar@gmail.com

También te puede interesar:
¿Fiscal incómodo?
Claroscuros de la solidaridad
Reconstrucción