Opinión

El gobierno no puede en Michoacán


 
Está claro que el gobierno no ha podido contener la crisis en Michoacán. Los hechos violentos del fin de semana, la tensión y acoso constante de los grupos criminales así lo confirman.
 
El gobierno federal ha sido incapaz de cumplir “el rescate de Michoacán” y no ha devuelto “la paz y la estabilidad” que prometió hace meses.
 
¿Dónde está el trabajo de inteligencia indispensable para combatir a esos grupos criminales?
 
 
Se sabe dónde están, se sabe quiénes son. ¿Por qué no han hecho algo? Sabemos que algunos en el gobierno tienen dudas fundadas sobre el perfil, origen y el financiamiento de las guardias comunitarias, ¿por qué las han permitido?
 
Monseñor Miguel Patiño Velázquez, Obispo de Apatzingán, publicó una carta lapidaria que da un diagnóstico clarísimo de lo que pasa en Michoacán, lo que el propio gobierno no ha hecho y que, tal vez, le ayude a entender el problema.
 
A continuación reproduzco la parte medular de la carta del Obispo de Apatzingán.
 
El Estado de Michoacán tiene todas las características de un Estado Fallido. Los grupos criminales: Familia Michoacana, Zetas, Nueva Generación y Caballeros Templarios, principalmente, se lo disputan como si fuera un botín. La Costa: para la entrada de la droga y los insumos para la producción de las drogas sintéticas; la Sierra Madre del Sur y la zona aguacatera: para el cultivo de mariguana y amapola, el establecimiento de laboratorios para la producción de drogas sintéticas y refugio de los grupos criminales. Las ciudades más importantes y todo el Estado: para el trasiego y comercio de la droga, “venta de seguridad” (cuotas), secuestros, robos y toda clase de extorsión”.
 
Nuestro pueblo de Michoacán tiene años sufriendo las injusticias del crimen organizado que se han recrudecido en los últimos meses. Han aumentado los levantones, los secuestros, los asesinatos, el cobro de cuotas se ha generalizado y familias enteras han tenido que emigrar por el miedo y la inseguridad que se está viviendo. En los últimos días se está obligando a líderes sociales y a las personas en general para que firmen y pidan que el ejército y los federales se vayan de Michoacán y a los comisariados ejidales se les ha amenazado para que vayan ante el Congreso de la Unión a hacer la misma petición”.
 
“Los gobiernos municipales y la policía están sometidos o coludidos con los criminales y cada vez más crece el rumor que el gobierno estatal también está al servicio del crimen organizado, lo que provoca desesperanza y desilusión en la sociedad”.
 
“Son ya 6 municipios que, al ver sus gobiernos municipales vendidos con el crimen organizado y la incapacidad del gobierno federal para restablecer el Estado de Derecho, han tomado la determinación de organizarse para autodefenderse. En estos municipios se expulsaron a los miembros del crimen organizado, con lo que se acabaron las cuotas, extorsiones, levantones, secuestros, asesinatos y violaciones. Pero ahora son agredidos constantemente por los Caballeros Templarios que intentan recuperar las plazas perdidas y ahogarlos, dificultándoles la comercialización de sus productos o impidiendo que las pipas de gasolina surtan las gasolineras que se encuentran en esos municipios”.
 
“Desde mayo tenemos la presencia de las fuerzas federales (Policía Federal, Ejército y Marina) con una estrategia para devolver la paz a Michoacán. Su presencia se constata por todas partes, pero hasta la fecha no hemos visto la efectividad de su estrategia porque no se ha capturado a ninguno de los capos principales del crimen organizado, aun sabiendo dónde se encuentran; prácticamente en su presencia se extorsiona, se cobran cuotas, se secuestra y se levanta a personas. Nos llama la atención cómo no han sido capaces de descubrir las casas de seguridad del crimen organizado y hasta la fecha no hayan liberado a nadie cuando se cuentan por decenas las personas levantadas. No obstante les damos el voto de confianza y esperamos tengan el firme propósito de solucionar el problema”.
 
Esto es lo que pasa en Michoacán, mientras la Secretaría de Gobernación y el gobernador Fausto Vallejo reducen los hechos violentos del fin de semana a ‘actos vandálicos’. Increíble.
 
Hasta el viernes.
 
 
Twitter: @Cachoperiodista