Opinión

El fundador del próximo Virgin del mundo necesita nuestra ayuda

  
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
  

 

Branson 7 mayo

La generación de emprendedores más talentosa que el mundo haya visto jamás está esperando a ser liberada. No tengo dudas de que las personas que pueden resolver los problemas más grandes del mundo, y crear empresas que prosperen y modifiquen el statu quo, están soñando con todo lo que lograrán y ansiosas de empezar.

Sin embargo, estos empresarios en ciernes necesitan de cierto acompañamiento y apoyo para que su talento resulte en un éxito; y no sólo de parte de amigos, familiares y emprendedores experimentados, sino también de parte de los gobiernos.

Cuando escribí sobre este tema en mi blog de Virgin.com, un lector, Peter Woodland, comentó: “Muchas personas muy talentosas nunca logran despegar sus ideas debido a que no hay una red de seguridad si todo termina mal. Personalmente conozco a verdaderos genios que están estancados porque tienen demasiado miedo de perder lo poco que tienen”. Ese es un buen punto y el hecho de que los emprendedores en ciernes enfrenten este tipo de dilema es bastante desalentador. Demasiados jóvenes talentosos eligen no lanzar negocios porque sienten que el sistema de apoyo no es lo bastante fuerte.

Yo dedico mucho tiempo viajando a eventos en todo el mundo donde hablo con jóvenes emprendedores. A menudo, surge el tema de cómo lanzar una marca como Virgin. Aunque pienso que en Virgin somos únicos en nuestra configuración y nuestra capacidad para trabajar en tantos sectores, estoy convencido de que el fundador de la próxima marca global podría estar sentado entre el público. Siempre aliento a cualquiera que tiene una idea brillante que pueda marcar una diferencia positiva en la vida de las personas a pensar seriamente en dedicar su tiempo a ella, pero cuando los emprendedores en ciernes corren el riesgo de años de deuda o penurias si su negocio no da la talla, eso ciertamente puede evitar que incluso den los primeros pasos cruciales.

Aquí es donde el apoyo de los gobiernos es absolutamente vital. No se puede poner un precio al valor del impacto de una comunidad emprendedora vibrante en la economía. Cuando se establecen empresas, se crean empleos y florecen las comunidades. Esto es evidente en centros empresariales bien conocidos como Silicon Valley y Silicon Roundabout, en Londres, pero también se puede ver a escala más pequeña en algunas ciudades británicas como Birmingham, Manchester y Leeds, donde interesantes ambientes de empresas incipientes han dado pie a compañías, desarrollos, tiendas y restaurantes nuevos y maravillosos.

Estas áreas están prosperando en parte porque el gobierno británico adoptó la iniciativa Start-Up Loans, que hasta ahora ha prestado más de 140 millones de libras esterlinas a 27 mil empresas. Como muchas buenas ideas, empezó en pequeño y ha crecido rápidamente. Como socio de la iniciativa, Virgin StartUp ha ofrecido a casi 600 emprendedores acceso a préstamos y mentores.

Poner a disposición préstamos y mentores es un gran inicio, pero hay mucho más que los gobiernos pueden hacer. Una forma de ayudar es incrementando sus contratos con pequeñas empresas locales. Si los gobiernos y las grandes empresas tuvieran políticas que apoyaran a las empresas incipientes a través del gasto, pudieran darles una enorme ventaja.

Otra victoria fácil para los gobiernos es ayudar a los potenciales fundadores de empresas patrocinando eventos que generen interés y entusiasmo por el emprendedurismo. Estos pueden tomar varias formas, desde estimular la discusión a través de debates, como hacemos con nuestra serie Virgin Disruptors, hasta promover nuevas ideas para empresas incipientes a través de competencias como el concurso Pitch to Rich, de Virgin Media Business.

El siguiente paso pudiera ser ofrecer tiendas y espacios de oficina compartidos para las empresas incipientes. Ubicaciones céntricas asequibles, un excelente transporte y una fuerte conectividad pudiera beneficiar en gran medida a las nuevas empresas.

Las empresas incipientes también necesitan crecer hacia nuevos mercados. En nuestra era interconectada, los gobiernos deberían dar prioridad a organizar más misiones comerciales y forjar nuevas asociaciones, al tiempo que se ofrezcan oportunidades para que los emprendedores poco experimentados se involucren. Esto pudiera ser muy productivo, ya que ganarían experiencia valiosa, aprenderían nuevas habilidades y podrían establecer sus empresas en el extranjero. Yo sigo aprendiendo mucho gracias a mi exposición a diferentes ideas y culturas a través de mis viajes; los gobiernos deberían alentar esto lo más posible.

Por supuesto, si los gobiernos ofrecen estos servicios pero nadie sabe de ellos, no funcionarán. Así que los funcionarios necesitan asegurarse de que esos servicios sean ampliamente promovidos de manera que los emprendedores en ciernes sepan a dónde acudir y qué hacer para empezar. Quizá entonces habría muchos menos casos como los de los amigos de Peter que están demasiado preocupados para lanzar empresas, y más ejemplos de economías y comunidades prósperas donde los emprendedores tienen el apoyo que necesitan. Así es como surgirán los próximos Virgin del mundo.

Twitter: @richardbranson

Demasiados jóvenes talentosos eligen no lanzar negocios porque sienten
que el sistema de apoyo no es lo
bastante fuerte

También te puede interesar:
Flexibilidad y diversión pueden hacer de ti un mejor emprendedor
Los estudios y startups pueden ir de la mano
Escuela de vuelo: lecciones de negocios aprendidas de la aviación