Opinión

Foro de Boao para Asia, plataforma de cooperación y
ganancias compartidas

1
 

 

China y México

Probablemente el Foro de Boao para Asia no fue conocido por muchos mexicanos hasta abril de 2013, cuando el presidente Enrique Peña Nieto asistió por primera vez a la conferencia anual de este foro y realizó su primera visita a China. Durante su primer encuentro, los jefes de Estado de ambos países se trataron como viejos amigos y establecieron excelentes lazos de trabajo y de amistad personal. Dos meses después, el presidente chino Xi Jinping hizo una exitosa visita de Estado a México. Estos acontecimientos permitieron el relanzamiento de la relación bilateral que desde entonces ha entrado en una nueva etapa de gran desarrollo.

La conferencia anual del Foro de Boao para Asia 2015 se clausuró el día 29 de marzo en la sureña provincia isleña de Hainan. Siendo uno de los eventos diplomáticos que tendrán lugar este año en China, el Foro contó con la participación de dos mil 786 personas entre políticos, empresarios, académicos y comunicadores provenientes de 49 países y regiones del mundo. La presencia de los líderes de diversos países en el Foro alcanzó un número sin precedentes. Además, más de 80 funcionarios con rango ministerial y los presidentes y directores ejecutivos de 65 empresas de las 500 más grandes del mundo estuvieron presentes en el Foro.

El mandatario chino Xi Jinping asistió a la ceremonia de inauguración del Foro. En su discurso de apertura, expuso de manera completa y profunda el concepto de la comunidad de destino común e informó a los presentes sobre la situación de desarrollo del país. También planteó las propuestas chinas sobre el desarrollo de Asia y reafirmó la confianza china en el progreso mundial.

La conferencia anual del Foro se desarrolló bajo el lema “El nuevo futuro de Asia: hacia una comunidad de destino común”. En el marco del evento hubo más de 70 paneles sobre temas de seis áreas que incluían la macroeconomía, la cooperación regional, la transformación industrial, la innovación tecnológica, la política y la seguridad, así como las condiciones de vida de los pueblos. Las diversas partes presentes en el Foro alcanzaron importantes consensos acerca del fortalecimiento de la unidad y la cooperación entre los países asiáticos, el impulso al proceso de integración económica en la región, la promoción de la construcción del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda y la Ruta Marítima de la Seda del siglo XXI a través de los esfuerzos conjuntos, el reforzamiento de los intercambios y la cooperación de ganancias compartidas entre Asia y otras regiones del mundo.

Cabe destacar que el documento “Perspectivas y acciones para la construcción del Cinturón Económico de la Ruta de la Seda y la Ruta Marítima de la Seda” se ha publicado y que son 43 los países que han solicitado ingresar en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII) como miembros fundadores. Hasta el momento se han dado pasos sustanciales en las preparaciones para la creación de dicho banco. Ciertos proyectos de infraestructura ya están en marcha. Estos logros tempranos nos auguran amplias perspectivas de la cooperación tanto en la región de Asia como a nivel global.

En la actualidad, la situación internacional sigue sufriendo cambios profundos y complicados y la multipolarización mundial y la globalización económica van profundizándose. Como consecuencia, vienen acelerándose los ajustes en la configuración mundial y el orden internacional. La economía mundial aún se encuentra en la etapa de ajustes profundos. La evolución de las principales economías mundiales y las orientaciones de sus políticas continúan diferentes. Se mantienen la inestabilidad y la incertidumbre en el mundo. Los factores geopolíticos se vuelven más sobresalientes y los conflictos regionales se han producido unos tras otros. Asimismo, los retos globales y de seguridad no tradicional crecen sin cesar.

Por otro lado, las naciones asiáticas se enfrentan a un complicado y cambiante entorno interno y externo y ningún país puede desarrollarse únicamente con sus propios esfuerzos, sino a través de la integración económica regional y la prosperidad conjunta. La celebración de la conferencia anual del Foro de Boao para Asia 2015 en este momento crucial no sólo reviste una importancia práctica, sino también un significado histórico de largo alcance, lo cual ha despertado una amplia atención mundial.

Como anfitrión del Foro, China mostró plenamente su imagen de ser un gran país responsable y jugó un papel muy importante en la celebración exitosa del Foro y la consecución de los logros. Además, China expuso de nuevo el concepto de la diplomacia hacia los países vecinos consistente en la amistad, la sinceridad, el beneficio mutuo y la inclusión y reiteró su firme decisión y política de buscar un desarrollo pacífico y conjunto mediante la cooperación regional. China también afirmó que la nueva normalidad de la economía china seguirá ofreciendo más oportunidades de negocios, crecimiento, inversión y cooperación a diversos países del mundo.

Actualmente, el pueblo chino está trabajando arduamente y con esfuerzos unidos en conformidad con el plan estratégico nacional de completar la construcción de una sociedad modestamente acomodada en todos los sentidos, profundizar de manera integral las reformas, gobernar el país conforme a la ley en todas las áreas y ser estricto con los militantes del Partido Comunista de China (PCCh), a fin de alcanzar las dos metas centenarias (una es que para el año 2021, cuando el PCCh celebre su centenario, China completará la construcción de una “sociedad modestamente acomodada en todos los sentidos” y la otra es que para el año 2049, cuando se celebren los cien años de la fundación de la República Popular China, el país se convertirá en una moderna nación socialista próspera, fuerte, democrática, culturalmente avanzada y armónica) y hacer realidad el sueño de lograr la gran revitalización de la nación china.

Estoy convencido de que una China prospera, desarrollada, culturalmente avanzada, abierta, democrática, progresista, pacífica y armónica no solamente constituirá fuertes garantías para la prosperidad y la estabilidad de Asia y todo el mundo, sino también traerá más bienestar para todos los países, incluido México.

* El autor es embajador de China en México.