Opinión

El fin del Tuerto, revés para El Kaida en África


 
 
Todavía sin confirmar, la muerte de Mojtar Belmojtar, jefe del comando rebelde que ocupó la planta de gas de In Amenas en Argelia en enero -con un saldo de más de 60 víctimas entre trabajadores extranjeros y nacionales-, representaría un duro golpe para la consolidación de El Kaida en el Magreb Islámico (EKMI), justo mientras sigue la inestabilidad en Egipto y la presencia de tropas francesas en Mali.
 
Apodado Laauar (tuerto en árabe, ya que perdió un ojo durante una clase de fabricación de bombas en Afganistán, donde se sumó en los años ochenta a la guerrilla antisoviética del saudí Osama ben Laden), pero también El Inatrapable por el espionaje galo, Belmojtar habría caído el sábado, a manos de las fuerzas chadianas que operan en el norte de Mali en apoyo de París. Sin embargo, el domingo SITE, servicio privado estadounidense que monitorea las comunicaciones de los islamistas en Internet, aseguró que de acuerdo con un mensaje difundido en varios foros Belmojtar se encuentra 'vivo y bien, encabezando por si mismo la batalla'.
 
El viernes, Idriss Deby, dictador de Chad, había anunciado el aniquilamiento de Abdelhamid Abu Zeid, otro comandante de EKMI que rompió con Belmojtar, quien al parecer se apartó de la línea fundamentalista para lucrar con el contrabando, en la misma zona de las montañas Adrar des Ifoghas, cerca de la frontera argelina.
 
No es la primera vez en que Belmojtar logra escapar de sus enemigos; rastreado por la CIA desde los noventa, participó en la guerra civil de Argelia, estableció una base en Mauritania y conoce como pocos los vastos desiertos del Sahara y del Sahel. La toma de rehenes en la planta de In Amenas se habría producido en venganza por el respaldo del gobierno de Abdelaziz Buteflika en Argel a la intervención francesa en el vecino Mali, pero el propio Belmojtar reivindicó causas globales, al exigir a Washington la liberación del jeque egipcio Omar Abdel Rahman -involucrado en el primer atentado contra el Centro del Comercio Mundial de Nueva York, en 1993- y de la científica pakistaní Aafia Siddiki, sobrina política de Jaled Sheij Mohamed, cerebro del 11-S.
 
Reemplazo
 
De estar muerto, el panorama se complicaría para que Ayman el Zawahiri, sucesor de Osama ben Laden, asesinado en Pakistán en 2011 por Estados Unidos, logre mantener la cohesión en EKMI, opinó Arslan Chijaui, consultor de seguridad en Argel. "Uno de los mayores retos para El Zawahiri es demostrar que no seguirá una estrategia enfocada en Egipto (su país natal). Nombró en su primer círculo de colaboradores a gente de África del Norte y considera a Libia, en particular, como una retaguardia potencial", expuso.
 
De hecho, Libia continúa sin lograr estabilizarse desde el derrocamiento de Muamar Kadhafi en 2011. El domingo se anunció la suspensión de exportaciones de gas del complejo de Mellitá a Italia, que compra en el país árabe 10% de su consumo total, debido a los combates que estallaron la víspera entre milicias que se disputan la 'custodia' del centro energético. Ayer, por otro lado, hubo informes sobre iglesias atacadas por integristas en la segunda ciudad libia, Bengazi, un nido de grupos afines a El Kaida donde el año pasado fue liquidado el embajador estadounidense, Chris Stevens.
 
La economía de Argelia, a su vez, descansa en las exportaciones de gas y petróleo de la empresa pública Sonatrach, que opera In Amenas con BP y Statoil. Sin embargo, una carta publicada el 18 de febrero en el diario capitalino El Watan por el exvicepresidente de la firma, Hocine Malti, confirmó su alto grado de corrupción al cuestionar si Mohamed Tufic Mediene, el temido jefe de la inteligencia, dará seguimiento a las averiguaciones por soborno en Milan que involucran a ENI por 256.1 millones de dólares.
 
Según Globe & Mail de Canadá, apunta AP, la compañía SNC-Lavalin habría pagado a su vez sobornos igual de elevados para asegurarse un contrato de ingeniería con Sonatrach por 1,000 millones de dólares. Es mucho lo que está en juego, aunque los argelinos de a pie no lo vean: Su país es el tercer proveedor de gas a Europa, con 190,000 millones de dólares en reservas.