Opinión

El fascinante Germán Ahumada

 
1
 

 

Germán Ahumada. (jdsolutions.com.mx)

Desayuné el viernes con el empresario Germán Ahumada, presidente de Consorcio Ara, una de las desarrolladoras de vivienda más robustas del país, y acaso la única que atravesó victoriosa por la crisis del sector hace cuatro años. Es un tipo fascinante. Divertido como pocos, Ahumada hace bromas, cuenta chistes, revela datos de todo el sector, que tiene prístinos en la punta de la mente. Fresco y al mismo tiempo concentrado en su estrategia de negocios, Germán desayuna fruta y huevos que acompaña con dos Coca Colas en vasos llenos de hielo.

Me dio la impresión de que a Germán le causan un poco de prurito los analistas bursátiles que durante varios años han cuestionado su estrategia. Los respeta, sí; pero hay al menos tres referencias que hablan de cierto grado de incredulidad que han manifestado hacia sus ideas: primera, la acumulación de reserva territorial, que ha hecho de manera meticulosa; segunda, la recalendarización de la deuda, que siempre fue muchísimo más pequeña que la de sus competidores que tuvieron problemas; y tercera, su estrategia operativa, que implica un proceso industrial in situ para cada desarrollo de vivienda, en lugar de una fábrica lejana, como han preferido otros competidores. En los tres casos Ahumada probó tener razón. Coloquialmente se diría que les calló la boca.

Uno de los triunfos más palpables del modelo de negocios de Ara es la plusvalía que sus desarrollos generan en las zonas donde se instalan.

German relata por ejemplo que, en Metepec, en el Edomex, logró comprar tierra a 270 pesos el metro cuadrado. Al poco tiempo los vecinos de ese terreno empezaron a vender los suyos hasta en dos mil pesos. Dice también que ya no está activamente comprando terreno ejidal.

Este año Ahumada había comprometido el desarrollo de diez proyectos de vivienda. El éxito le sonrió, y pudo detonar incluso el undécimo. La firma es una máquina de rentabilidad este año. En el tercer trimestre registró una utilidad de operación de 223 millones de pesos, un crecimiento de casi 17 por ciento respecto del año pasado. Asimismo, la empresa modificó notoriamente la mezcla de ingresos provenientes de sus tres segmentos —interés social, medio y residencial—, y ha obtenido mayores ingresos del segmento residencial (27 por ciento) en el último año.

Germán Ahumada me mostró dos fotografías recientes: una de un desarrollo en el Puerto de Veracruz, donde construyó también una laguna. Está tan orgulloso, que dice que últimamente ha mostrado más esta foto que la de sus nietos —pero que esto jamás se los diría—. La otra, con su consejo de administración, visitando las Torres San Simón, descrito como un desarrollo magnífico, ubicado en el corazón de la Ciudad de México. Está en Tlatelolco.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
La inflación a través de las gafas de Unilever
Andrés Conesa, el jinete que redujo los costos de Aeroméxico
HP crece 5.0%; ¿podría salir de terapia intensiva?