Opinión

El extraño haraquiri
del PRD

1
     

      

Pablo Gómez. (ilustración)

El informe de la Comisión del PRD sobre Iguala es para culparse a sí mismo y liberar de compromisos a sus adversarios políticos en la izquierda.

No creo en la inocencia de este golpe que la Comisión encabezada por Pablo Gómez le inflige al Partido de la Revolución Democrática un mes antes de las elecciones.

Exonera a Abarca y a su esposa, minimiza el respaldo de López Obrador a Abarca, y acusa a Los Chuchos de impulsar la candidatura del alcalde preso.

Su aparición es dañina para el PRD, lo golpea, y todo justo antes de las elecciones en las que el PRD tendrá la prueba de su vida ante Morena para ver quién tiene la hegemonía en la izquierda.

Si fuera una investigación bien hecha, cabría la posibilidad de decir que fue un acto de sinceridad extrema, pero no hubo tal investigación. 

Ni una palabra hay de los directivos de la Normal Isidro Burgos que mandaron a jóvenes de primer ingreso a la boca del lobo llamado Guerreros Unidos, en Iguala.

¿Por qué los mandaron? ¿Qué iban a hacer a Iguala? ¿Iban o no iban integrantes de la banda de Los Rojos entre los normalistas? Nada dice la Comisión.

¿A qué directivos de la Normal entrevistó Pablo Gómez? A ninguno. Lo suyo es chapuza destinada a dañar aún más la imagen del PRD.

Pero eso no es lo peor. Dice Pablo Gómez que no hay una sola prueba que indique que Abarca diera la orden de frenar a los normalistas la noche del 26 de septiembre.

Afirma Gómez en el Informe que “ni siquiera en el plano político puede ser posible atar los cabos necesarios para presumir un nexo económico entre el matrimonio Abarca Pineda y Guerreros Unidos”.

La exoneración no sólo es jurídica (ellos no dieron la orden), sino que también es política.

Ni siquiera se puede presumir, dice el informe de Gómez, sobre María de los Ángeles Pineda, cuando dos de sus hermanos (ejecutados) fueron destacados miembros del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Tampoco se puede presumir de las ligas de Abarca, quien de vendedor ambulante de sombreros de palma pasó a dueño de la única plaza comercial de Iguala.

Y la cereza del pastel, o el objetivo de Gómez, es el deslinde de AMLO.

Dice que López Obrador fue alertado de que el matrimonio Abarca-Pineda tenía nexos con Guerreros Unidos, pues el 12 de mayo de 2012 Óscar Díaz Bello le entregó un documento que “incluía recortes periodísticos sobre los hermanos de Pineda, ligados al crimen organizado, pero al parecer este hecho no tuvo trascendencia”.

¿Y el apoyo que le dio AMLO a Abarca en su discurso, ante el reclamo de los asistentes al mitin? ¿Y la liga Abarca-Lázaro Mazón? ¿La liga Mazón-AMLO?

Nada de eso importa para el informe de Pablo Gómez. Los Chuchos impulsaron a Abarca, y éste es inocente.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
PRI, ganar mal 2015 es perder 2018
Sonora, la batalla de fondo entre Padrés y Manlio
Sonora, transas que aclarar