Opinión

El experto en electricidad
que Peña debe impulsar

1
 

 

Enrique Ochoa

Fue hace poco más de un año que Enrique Ochoa fue nombrado titular de la Comisión Federal de Electricidad –hoy empresa productiva del Estado–, en sustitución de Francisco Rojas, aquel priista que no logró empatar su filosofía con la apabullante necesidad del país para atraer inversión privada en el sector energético. Ochoa, un economista del ITAM que había sido subsecretario de Hidrocarburos, era desde tiempo atrás un experto en energía eléctrica, por lo que su nombramiento fue natural.

No han pasado ni 18 meses de su nombramiento y la CFE es quizá la institución que más velozmente está entregando beneficios a la población y al sector productivo como resultado, sí, de la reforma energética; pero también por las aceleradas gestiones de Ochoa para instrumentarla.

No es cualquier cosa que las tarifas eléctricas hayan bajado sensiblemente en cosa de un año. En comparación anual, por ejemplo, entre abril de 2014 y abril de 2015 se observa una reducción en las tarifas industriales de entre 23 y 32 por ciento; en las comerciales de hasta 20 por ciento; y en las domésticas de alto consumo de más de 10 por ciento. Estas cifras destacan dentro de la constelación de acciones que el gobierno debe instrumentar tras la aprobación de las reformas.

Es cierto que en el último año han habido al menos cinco factores que permiten este desempeño. Entre ellos están: (1) el extraordinario caudal de agua que dejaron las lluvias de 2014, lo que potenció a las centrales hidroeléctricas; (2) el alcance de la reforma en materia eléctrica, que abrió con mayor profundidad el mercado de generación, transmisión y distribución de electricidad; (3) el ritmo de consecución con el que el gas natural ha ido supliendo otras fuentes de generación que eran más contaminantes; (4) la multiplicación de las centrales de generación eléctrica de autoabasto que han proliferado desde hace algunos años; y (5) la aparición y disponibilidad de tecnologías para aprovechar las fuentes de energía renovables, como la eólica o la geotérmica.

Pero aunque hay un entorno favorable, lo cierto es que la calibración para armonizar estas complejas variables es obra de los responsables que lo instrumentan. Ése es el mérito de Ochoa, que este año puede presumir que ya se redujo 43 por ciento el consumo de combustóleo respecto de 2012, y que se encuentra en pleno análisis, mantenimiento y modernización en sus centrales generadoras, con el fin de elevar eficiencia y reducir costos.

Aún falta mucho para que la sociedad comente en todo momento el beneficio de la competencia en el sector energético. Pero el camino de la configuración de un mercado eléctrico se está transitando a muy buena velocidad.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
…y las hienas salivaron con la sangre de Korenfeld y Aguirre
Coincido con Pablo: Valeria se equivoca
Esas 42 chicas que bailaban frente a mí