Opinión

El ‘estate quieto’ a Profeco y la mano amiga de Mancera


 
Corren apuestas para ver qué sigue en la lista del procurador Federal del Consumidor, Alfredo Castillo. ¿Cerrará El Palacio de Hierro de Perisur porque un carrito Hot Wheels de la juguetería tiene polvo en las ruedas y aparenta estar usado? ¿Suspenderá al Sanborns de Los Azulejos porque un consumidor probó cartílago de pollo en las enchiladas suizas?
 
 
¿Multará a The Anglo porque el poli de la puerta no saluda en inglés?
 
 
Anteayer Profeco suspendió actividades de varios comercios en el AICM. Entre otros, inmovilizó rebozos y gorras. También salsas, por “carecer de información nutrimental entre otras causas” (faltaba la información calórica y de las grasas trans).
 
 
Pero antes de que la apuesta crezca, el procurador recibió ayer una sutil señal desde Los Pinos, agradeciendo la bonhomía del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, con la iniciativa que logró unir dos trenes que se aproximaban a chocar velozmente: la Profeco y la Central de Abasto. ¿Desde Los Pinos? Sí. Al menos así pareció ser al desplegar la casa presidencial un comunicado que daba a conocer un convenio entre las dos instancias para instrumentar el programa “Báscula Modelo”, a través del cual la Central de Abasto instalará 'básculas debidamente calibradas'.
 
 
¡Qué peculiar! La Central de Abasto es un crisol de trácalas y violaciones a los derechos del consumidor. Si Castillo fuera consistente en su férrea defensa del consumidor, habría acudido semanas atrás para cerrar decenas de bodegas —generando en consecuencia un desabasto brutal de legumbres, verduras, frutas y otros productos en la capital. Pero eligió no ser consistente, y en esta ocasión en lugar de optar por su mano dura de cierre masivo de comercios… eligió firmar un convenio, asumiendo implícitamente que hay docenas de básculas mal calibradas ahí. En esta nueva tesitura, también se dijo dispuesto “para lograr acuerdo con aquellas empresas u organismos que pretendan mejores prácticas comerciales en favor de sus clientes”.
 
 
¿Vino de arriba la orden de ablandar la mano dura? ¿Fue Mancera el visionario que propuso el singular acuerdo? En Los Pinos, entretanto, lo celebraron, posicionando el hecho en primera plana de la web presidencial.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota