Opinión

El endurecimiento de la política comercial estadounidense

 
1
 

 

contenedor

El pasado 29 de marzo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió a los republicanos en el Congreso de su país un borrador de notificación para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo que implica que por parte de nuestro vecino del norte no hay intenciones de repudiar el tratado, que se abordarán temas que requieren la autorización de su Legislativo, y que es posible que las negociaciones formales puedan comenzar a mediados de julio de este año.

El borrador enviado por Trump fue considerado como positivo para México, y de hecho fue uno de los elementos que influyó para que el tipo de cambio llegará a bajar la semana pasada hasta 18.65 pesos por dólar en su cotización interbancaria. Así, lo que se puede señalar de manera general sobre el documento es que los objetivos establecidos no contienen sorpresas y que los términos en los que éstos se plantean no contempla temas que podrían ser considerados como inaceptables para nuestro país. No obstante esta buena noticia, es necesario considerar que Estados Unidos están planeando endurecer su política comercial de manera general, y a continuación veremos como:

El 16 de marzo de 2017 la Oficina de Administración y Presupuesto de Estados Unidos (U.S. Office of Management and Budget) emitió los lineamientos del Presupuesto 2018 del presidente, los cuales proveen de las líneas generales de lo que será el Presupuesto de la Administración Trump en 2018. Entre otros, las estrategias de América Primero proponen fortalecer a la Administración de Comercio Internacional (International Trade Administration, ITA) de manera que puedan hacer valer sus funciones de asegurar el cumplimiento y priorizar el 'comercio justo y seguro'. Cabe señalar que la ITA depende del Departamento de Comercio y es responsable de asegurar que se cumplan los acuerdos comerciales negociados a nombre de la industria estadounidense. En este sentido, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, ha señalado que su departamento hará cumplir, de manera vigorosa, las leyes comerciales de Estados Unidos.

Específicamente, tenemos que los lineamientos publicados por la Casa Blanca proponen una disminución de 1.5 mil millones de dólares en el presupuesto del Departamento de Comercio, pero priorizan las áreas del Departamento encargadas de hacer valer los acuerdos comerciales, para de esta forma cumplir la promesa del presidente Trump de combatir las prácticas comerciales injustas. Así, de acuerdo con la propuesta preliminar, el Departamento de Comercio recibiría en 2018 un total de 7.8 mil millones de dólares de presupuesto, lo que implica una disminución de 16 por ciento respecto a lo que recibió en 2017.

Por su parte, el pasado viernes 31 de marzo el presidente Donald Trump, firmó dos órdenes ejecutivas relacionadas con el comercio exterior, una de ellas para revisar el déficit comercial de Estados Unidos y otra para fortalecer las reglas antidumping y su ejecución. Específicamente, las dos órdenes ejecutivas consisten en lo siguiente.

1. Requerir un reporte en 90 días respecto a las causas del déficit comercial de Estados Unidos. Ese reporte se centrará en 16 países con los cuales nuestro vecino del norte registró un déficit comercial significativo en bienes el año pasado. Los países a investigar son: México, China, Japón, Alemania, Irlanda, Vietnam, Italia, Corea del Sur, Malasia, India, Tailandia, Francia, Suiza, Taiwan, Indonesia y Canadá. Y para darle a las cosas un sentido de drama, la administración Trump está planeando audiencias públicas para escuchar a los fabricantes, proveedores de servicios, trabajadores, granjeros y consumidores respecto a cómo les afecta el desequilibrio comercial. Entre los puntos a evaluar en este reporte estarán si estos países han recurrido a la manipulación de su moneda en aras de ganar competitividad respecto a Estados Unidos.

2. Generar una estrategia para el personal de Aduanas de manera que puedan utilizar las herramientas legales disponibles para cobrar los impuestos, por casos antidumping, que se le deban a Estados Unidos. Además, para evitar futuros abusos, la Casa Blanca propone que se le requiera a los nuevos importadores –o a aquellos que ya se les haya encontrado culpables de prácticas comerciales abusivas– que paguen una fianza antes de que sus bienes pasen por los puertos estadounidenses. La Oficina de Responsabilidad Gubernamental (Government Accountability Office) ha dicho que los importadores han acumulado más de 2.3 miles de millones de dólares en medidas de remedio comercial que no han sido cobradas desde el año 2001. Cabe señalar que el dumping ocurre cuando los países exportan un producto a un precio más bajo respecto a cómo lo venderían en el mercado doméstico, lo cual puede hacerse mediante el otorgamiento de subsidios. La Organización Mundial de Comercio (OMC) permite la imposición y cobro de impuestos a los productos subsidiados si el país que los importa demuestra que éstos dañan su producción nacional.

Durante el anuncio de estas dos órdenes ejecutivas Trump dijo que “Para aquellos que rompen las reglas habrá consecuencias, y serán consecuencias muy serias”.

¿Qué acciones podemos esperar de la ITA respecto a México para garantizar un comercio justo y cómo podría ser evaluado nuestro país para efectos del reporte que solicitó Donald Trump? Pues en principio, aunque el peso mexicano se ha depreciado 31.6 por ciento entre marzo de 2014 y el mismo mes de 2017, esto no obedece a una manipulación de nuestra moneda dado que inclusive el Banco de México ha elevado su tasa de interés objetivo de 3.00 por ciento a 6.50 por ciento entre diciembre de 2015 y marzo de este año buscando contener la caída del peso. En este sentido podemos estar tranquilos de que nos acusarán de tramposos.

Pero de lo que sí nos pudieran acusar es de comprar insumos provenientes de Asia, en especial de China, en condiciones de subvaluación, subsidiados o mediante contrabando, y que posteriormente esos insumos sufren una transformación simple y son reexportados a Estados Unidos como producto originario de México.

Es por esto, aunado al daño que estas importaciones ocasionan a la planta productiva nacional y al fisco federal, que se vuelve indispensable que se modifique el marco legal para darle a la Administración General de Aduanas más herramientas para desechar valor cuando los importadores pretendan importar mercancías en condiciones de subvaluación (con precios por debajo del costo de las materias primas utilizadas en su proceso de fabricación) y para que puedan sancionar ejemplarmente a quienes realizan estos actos de comercio ilegal. De igual forma, es necesario que los importadores tengan revisiones aleatorias (aunque sean NEEC, Nuevo Esquema de Empresas Certificadas) para generar una percepción de riesgo y disuadir el contrabando.

Estados Unidos ya sabe que el cuarto socio del TLCAN es China, nación que tan sólo el año pasado nos vendió a los mexicanos bienes con un valor de 69.521 miles de millones de dólares (al menos esto es lo registrado oficialmente de acuerdo al Inegi, pero habría que sumar lo que llega en condiciones de contrabando) y nuestro vecino del norte lo que busca, y con justa razón, es cerrarle la puerta de manera que la región de Norte América pueda convertirse en un centro industrial próspero y competitivo.

A manera de conclusión podemos señalar que todo apunta a que México se sentará en buenas condiciones a renegociar el TLCAN, a menos de que los republicanos en el Congreso le soliciten a Trump endurecer el tono de la notificación para la renegociación. Pero lo que sí tenemos que comenzar a generar es un documento que plasme acciones concretas (sobre todo cambios en el marco legal) a realizar una vez que se den a conocer los resultados del análisis de las causas del déficit comercial de Estados Unidos, no vaya a ser que nos acusen de ser un país que tolera el contrabando y la subvaluación en perjuicio de nuestros socios comerciales de Norteamérica.

El autor es director general GAEAP (Grupo Asesores en Economía y Administración Pública).

Correo:
alejandro@gaeap.mx

Twitter: @alejandrogomezt

También te puede interesar:
El tipo de cambio y la competitividad de México
El problema de Estados Unidos no es México, es China
El Banco de México está rebasado