Opinión

El efecto suflé

El de Guillermo Padrés Elías podría ser uno de los mejores ejemplos del gobierno suflé: comienzan esponjosos pero con el paso del tiempo pierden volumen y consistencia. Puro aire.

Y esto no es de a gratis, porque cinco años después de empujar la transición en Sonora, gracias a la errática gestión de Eduardo Bours, hoy Padrés Elías está en su peor momento político y con posibilidades hasta de que pierda la plaza.

Por lo pronto, hoy acude a rendir su quinto informe en medio de un ambiente muy tenso porque la contaminación del río Sonora no ha sido contenida y la presa del rancho “El pozo nuevo” le sigue doliendo a muchos sonorenses. Aunque Jorge Luis Preciado tomó de pretexto que no recibían a Padrés en Gobernación para romper lanzas con el gobierno federal, hoy se sabe que la bancada del PRI le hará el vacío.

Y todo esto es el preámbulo de las elecciones del próximo año.

El jaguar, atrapado

Y ya entrados en gastos con los gobiernos en crisis, mucha gente tiene la percepción –y que conste que no son columnistas– de que Ángel Aguirre Rivero tiene el síndrome de La Chimoltrufia, porque 'como dice una cosa dice otra'.

Un problema adicional a los muchos que ya tiene Aguirre es que en la perspectiva de las elecciones, el más preocupado ahorita debe ser Armando Ríos Piter, mejor conocido como El Jaguar, porque lo están dejando sin elementos para hacer su campaña como gobernador, y ya parece un felino atrapado y sin salida.

Encuestas y realidades

Con encuestas bajo el brazo que le pintan un futuro azul, Luisa María Cocoa Calderón ya se vio como candidata reincidente en Michoacán. Pero por lo visto antes tendrá que lidiar con Salvador Vega Casillas y con la dirigencia nacional de su partido. Eventualmente también con Silvano Aureoles Conejo y con el priista Chon Orihuela.

Cocoa le apuesta todo a las encuestas. Lo mismo hizo Josefina Vázquez Mota y ya ven.