Opinión

El dólar no es negocio

1
  

  

Especial Banxico Dolar

La semana pasada le comentaba que el dólar no ha tenido impacto en la inflación, y que ya no es anuncio de tragedias económicas, como sí lo fue hasta 1995. Ahora permítame mostrarle como comprar dólares no es una buena idea, aunque muchas personas lo siguen haciendo.

Imagine usted que tenía un peso en 1986, y no sabía cómo invertirlo. En enero de ese año, podía comprar dólares en poco más de 400 pesos (de los viejos), o podía poner su dinero en el banco o comprar Cetes, y déjeme suponer que podía invertir en el índice de precios al consumidor (INPC). En realidad, esto sólo fue posible a partir de 1995, con las Udi, pero sólo para ilustrar, imaginemos que usted invirtió un peso, a inicios de 1986, en el INPC, uno en el banco, uno en Cetes y uno en dólares.

Al cierre de 2015 el peso que usted puso en el indicador de inflación, es decir en el INPC, ya se habría convertido en 107 pesos. Si en lugar de eso lo puso en el banco, considerando el costo promedio de captación de esas instituciones, usted tendría hoy 405 pesos. Si hubiera comprado Cetes de 28 días, renovando cada mes, hoy tendría casi 540 pesos. En cambio, si compró dólares, hoy sólo tendría 37 pesos.

Es decir, en el transcurso de 30 años una inversión en dólares se ha multiplicado por 37 veces, pero los precios han crecido tres veces más rápido. El ahorro en el banco (que siempre dice uno que no da nada), creció a su vez poco más de tres veces más rápido que los precios, y los Cetes dieron todavía un poco más. A pesar de que entre 1986 y 1987 el peso pasó de 400 a dos mil 700 pesos por dólar, y que en 1994 pasamos de 3.5 a siete (nuevos) pesos por dólar, y que desde entonces hemos tenido un par de sustos (en 2008 y ahora), resulta que el dólar no es negocio.

Usted dirá que 30 años es demasiado, y que uno no invierte en plazos tan largos. Bueno, se equivoca. Precisamente en esos plazos hay que ahorrar para el retiro, así que sí se debe considerar eso, pero si quiere ver qué ha pasado en períodos más breves, le muestro ejemplos. De diciembre de 1995 a diciembre de 2015, veinte años exactos, la inflación creció en 295 por ciento, mientras que el dólar lo hizo en 125 por ciento. Si usted compró hace 20 años un instrumento en Udi, ha ganado más del doble que si lo hubiera hecho en dólares, sin contar los rendimientos adicionales de cada caso.

Pero durante este siglo las cosas no son tan favorables a la inflación, por el gran salto que ha tenido el dólar en los meses recientes. De diciembre de 2000 a diciembre 2015 la inflación acumulada es de 84 por ciento y el ajuste del dólar es de 78 por ciento, casi son iguales. Si partimos de diciembre 2006, la inflación es de 42 por ciento y el dólar ha subido 59 por ciento y si el inicio es diciembre 2012, la inflación es sólo 11 por ciento y el ajuste del dólar es de 34 por ciento.

Pero en períodos breves, los cambios pueden ser muy fuertes. Si en lugar de calcular a diciembre 2015 lo hago para diciembre 2014, partiendo de 2006, la inflación es de 39 por ciento y el ajuste del dólar es de 36 por ciento. E iniciando en diciembre 2012 la inflación es 8.0 por ciento y el dólar crece 15 por ciento. Por eso hay que tener cuidado con la idea de comprar dólares para ahorrar o especular. Si piensa en el largo plazo, no piense en dólares, hay mucho mejores opciones en el sistema financiero.

El autor es profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Reformas y reglamentos
Se va Obama
No somos país petrolero