Opinión

El director escolar: “La preparación, lucha y caminar son permanentes”

 
1
 

 

Secundaria 46  (Édgar López)

Jennifer L. O’Donoghue.
Directora de Investigación de Mexicanos Primero.

Hace pocos días, se llevó a cabo un evento histórico en México, el primer Concurso de Promoción en educación básica, un gran paso hacia un sistema que reconoce el papel fundamental de los directores como líderes escolares y que busca seleccionar a los más idóneos para desempeñarlo. Una dimensión de esta idoneidad es que el director “se reconoce como profesional que mejora continuamente” (INEE, 2015). En este espacio, me gustaría reflexionar sobre cómo apoyamos a nuestros directores en este proceso de aprendizaje.

En enero de este año, Mexicanos Primero, junto con el Tecnológico de Monterrey y la Universidad de Cambridge, emprendió un Diplomado de Liderazgo Educativo orientado a directores principiantes (con menos de dos años en el cargo) en escuelas públicas de educación básica. Con el objetivo final de mejorar el desarrollo de las niñas, niños y jóvenes, el Diplomado busca fortalecer el aprendizaje de los directores (todos becados al 100%) y cambiar sus prácticas de gestión, liderazgo pedagógico y articulación con la comunidad.

Aquí resumo algo de lo que aprendimos de los directores y de la experiencia de acompañarles en su desarrollo.

1) Ser director requiere de competencias y formación específica: “Ante los constantes problemas que uno enfrenta como Director, es necesario desarrollar competencias específicas para la función”.

2) Muy pocos reciben esta formación: “Nadie te prepara para ser director; te lanzan al ruedo solo, acompañado de la poca experiencia que tienes”. (Situación ya documentada por encuestas internacionales: ocho de cada diez directores mexicanos reportan que NO reciben capacitación en liderazgo antes de tomar su posición; TALIS, 2013).

3) Reconocen claramente que desempeñan un papel fundamental: Como lo expresan, “en mí recae la mejora o no de la calidad educativa”, “somos elementos esenciales de la transformación y cambio social”, el director es “elemental” para “garantizar el derecho a la educación”.

4) Viven con incertidumbre y preocupación sobre las implicaciones de la reforma educativa: En este contexto, formarse resulta “indispensable en la transición que vivo en compañía de mis docentes con la reforma educativa” y para “encontrar respuesta y apoyo a tantas dudas y angustias”.

5) Existe gran compromiso y mucha demanda para la formación directiva: En menos de dos semanas, se llenó el cupo del Diplomado, y unos meses después contamos con una lista de espera de más de mil directores. “Con esta función es una necesidad y un deber prepararme”.

Los más de 100 directores en 25 estados (incluyendo, Guerrero, Michoacán y Oaxaca) graduados del Diplomado de Liderazgo Educativo son más confiados y seguros que cuando entraron hace cinco meses. Sus reflexiones sobre lo que aprendieron va desde “anteponer el derecho de aprender de los niños” y “empoderar a los profesores”, hasta la importancia de construir comunidades de aprendizaje y de establecer altas expectativas para todos. Han identificado áreas de oportunidad en sus escuelas: el trabajo colaborativo, el apoyo a los nuevos maestros y alumnos en riesgo educativo, la educación inclusiva y el desarrollo de competencias cognitivas, sociales, artísticas y tecnológicas, entre otros.

Están en un camino de “transformación” personal y profesional que ya se está traduciendo en cambios en sus comunidades escolares. Como dijo uno, su meta es ser “líder” en la práctica y no sólo “director” en la función.

Este viernes, con mucho entusiasmo y esperanza, abrimos la convocatoria para la siguiente generación del Diplomado. Les invito a leer más sobre el proyecto y a registrarse en www.mexicanosprimero.org

Una reflexión final: Un proyecto de sociedad civil, aun cuando ofrece oportunidades significativas de aprendizaje, no le quita al Estado la responsabilidad de brindar más y mejores oportunidades para los maestros y directores. Pedimos mucho de ellos; también nos toca exigir que reciban el apoyo que merecen. Como dice una directora, “la preparación, lucha y caminar son permanentes”; debemos estar con ellos en cada paso del camino.

También te puede interesar

Una pequeña inversión, grandes resultados

La suspensión de la suspensión de la evaluación educativa

La ley manda, no puede haber “suspensión indefinida”