Opinión

El dinero, el bitcoin y las finanzas personales

     
1
       

       

Dinero, Bitcoin y finanzas personales. Especial

El bitcoin está en el hit parade del mundo financiero y hay quien se pregunta si es una buena inversión. Antes de entrar en materia, debemos entender el papel del dinero y cómo se enmarca esta nueva opción.

1.- La naturaleza del dinero desde el principio de la humanidad es la de facilitar el intercambio; por eso, su primera expresión son las 'mercancías'. Es decir, sal, trigo o ganado, para luego evolucionar a los metales preciosos como el oro y la plata.

En pocas palabras, el dinero sirve para transacciones, unidad de cuenta y depósito de valor.

2.- La evolución del comercio condujo el desarrollo hacia los billetes y monedas que en un inicio estaban respaldados por oro.

Hoy, el dinero ya no posee un valor en sí mismo y sólo es aceptado por la confianza en quien lo emite. Los bancos centrales de cada uno de los países controlan su oferta, y su cotización internacional está determinada por el mercado de divisas.

Es importante señalar que la producción de dinero se convirtió en el llamado 'derecho de señoreaje' permitiendo a los gobiernos intervenir en la economía.

Por eso hablamos de monedas duras como serían el dólar o el euro, en los cuales los inversionistas tienen confianza, y ante la incertidumbre, tienden a tomar posiciones en divisas.

3.- En este proceso de modernización siguió modificándose el formato para llegar al dinero digital, de tal manera que fue posible realizar intercambios a través de transferencias y reducir el efectivo de nuestros bolsillos.

Nos circunscribimos a movimientos contables. Simplemente, piensa cuántos empleados no ven su dinero sino que van girando todas sus compras sobre su cuenta de nómina.

4.- Una combinación de avance tecnológico, un sistema lento para adaptarse a las nuevas tendencias de comercio y el desplome de la confianza en las instituciones financieras fueron los principales elementos para que surgieran las criptomonedas en donde se ubica el bitcoin.

Las criptomonedas no son emitidas por entidades públicas y dependen de un sofisticado algoritmo que se defiende de la intervención de hackers o intereses particulares para operar.

Facilitan el intercambio en la web, las transferencias se abaratan, los movimientos son instantáneos y cada vez tendrán mayor utilidad.

Su popularidad se ha extendido a tal grado que se ha usado como alternativa de inversión con rendimientos sobresalientes; la pregunta es si es una forma adecuada de depósito de valor para las finanzas personales, cuestionamiento que abordaré en este espacio el próximo jueves.

Twitter y Facebook: @finanzasparami

También te puede interesar:
Define tus miedos en lugar de tus metas
¿Sabías que la vida financiera es un trueque constante?
¿Quieres saber cómo evitar que te defrauden?