Opinión

El Diablo acecha

 
1
 

 

Videgaray-Carstens.

Es un hecho: el Diablo acecha. Si usted siente algo raro a sus espaldas, se trata del Diablo, ni lo dude. Gil leyó con los ojos de plato y plata las declaraciones de Liópez en Puebla: “Hoy termina de visitar México y habló bien, de frente a todos los mafiosos en Palacio Nacional, y saben qué les dijo que cuando se beneficia nada más a una minoría se produce pobreza y violencia (…) Y ahí estaban todos inmutables, como que no les hablaba a nadie, pero se los recetó a todos”.

Liópez ha decidido que la voz del Sumo Pontífice fustiga a sus adversarios, que el eco misericordioso y crítico desnuda a los políticos mexicanos. Ah, Liópez, fiel a su mentira hasta el final de los tiempos.

Que viva el Papa. De pasada Liópez ha dicho que cuando él sea presidente cancelará todo influyentismo, que acabará con la corrupción.

Gilga no es afecto a los memes, pero éste que cayó en su red le parece a la altura del IQ de Liópez: “La captura del Chapo, el aumento del dólar y la visita del Papa son distracciones para que nos olvidemos de Chabelo”. Caracho: ¿qué hacer con Liópez? ¿Una piñata, una misa, un mercado, una avenida? Elija usted y mande al correo de Gilga su propuesta. Muy bonito defender a Francisco para ofender a sus adversarios políticos. ¿Quieren ustedes mayor prueba de que el maligno trabaja día y noche?

A FLOTAR
Unos temblores muy raros dominaron los reflejos nerviosos de Gamés.

La Comisión de Cambios anunció la suspensión de las subastas de dólares para mantener un orden precario en la paridad del peso y el dólar. El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, y el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, anunciaron además un ajuste al gasto y a Pemex por 132 mil millones de pesos. En el amplísimo estudio se oyó un lamento desgarrador: ay, mis hijoos ajustados.

Cuando los hombres de la Hacienda anuncian medidas, Gilga tiembla pues no recuerda ningún anuncio de las autoridades financieras que no sea para desvelar un mal, un daño, un recorte. ¿Ustedes recuerdan a un secretario de Hacienda dando a conocer buenas noticias?: les informamos que hemos crecido más allá de lo pronosticado, que el peso está más fuerte que nunca, que la economía avanza con la fuerza de un mamut.

Todos los recuerdos de Gil en la materia son catastróficos, como salidos de un informe de Satanás. Gamés no necesita ser Schumpeter para saber (er-er) que siempre que se ha puesto a flotar al peso, la devaluación ha sido una pesadilla. El Diablo del que habla el papa Francisco ama la oferta y la demanda. Dios quiera y Gil se equivoque, pero vio a Silva Herzog, a Pretricioli, a Aspe, a Serra Puche, a Guillermo Ortiz, a Gurría, ofrecer en algún momento un informe que parecía compacto como el coyol, pero, ay, que resultó poroso como la piedra pómez. Que la boca se le haga chicharrón a Gilga, en salsa verde si quieren ustedes. No somos nada: dólar, caro, postróleo barato, recorte al gasto, flotación, volatilidad, mala sombra. Francisco tuvo razón: el padre de la mentira acecha. Ni modo (muletilla patrocinada por el presidente Peña Nieto).

PROVIDA
¿Recuerdan la lectora y el lector a Jorge Serrano Limón, dirigente del Comité Nacional Provida, enemigo mortal de la interrupción del embarazo? Resulta que la Procuraduría General de la República le ha echado el guante por un supuesto desvío de 25 millones de pesos. La policía aprehendió a Serrano y lo encerró en el Reclusorio Norte.

La petite histoire: después de una revisión realizada (re-re) a la asociación civil que presidía Serrano, la Auditoría detectó irregularidades y faltas graves, explica la nota de Abel Barajas de su periódico Reforma.

Conclusión: desvío de recursos públicos por la cantidad de 25 millones 764 mil pesos. El dinero había sido aportado por Nacional Financiera para equipar nueve centros de Atención a la Mujer administrados por Provida. Sólo Dios, el Diablo y quizá Serrano Limón saben a dónde fue a parar el dinero.

La máxima de Jonathan Swift espetó en el ático de las frases célebres: “Cuando el diablo está satisfecho es una buena persona”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
El Papa se va
Gamés en el desierto
Días de guardar y sacar