Opinión

El DF se queda sin feria turística internacional; cancelan Fita

1
 

 

FITA

La Feria Internacional de Turismo de las Américas (Fita) que se hizo durante cinco años seguidos en la ciudad de México se canceló este año, por lo que en esta ocasión no habrá.

La versión oficial, dada a conocer hace unos días por medio de un comunicado firmado por el comité organizador, no habla de cancelación sino de que tomaron la decisión de que ahora será una “feria bienal”.

Sin embargo, tanto la explicación del comunicado, como la del propio Juan Carlos Hinojosa, director general de Fita, no suenan muy convincentes.

El boletín primero recuerda que Fita nació en 2010 con el objetivo de reunir a todos los participantes del turismo mundial en un mismo escaparate, lo cual ha logrado siempre, además de cumplir con todas sus metas.

Luego, el documento habla de lo bien que le está yendo a nuestro país en materia de turismo: “La actividad turística en México no ha dejado de crecer y es muy probable y altamente deseable que, como resultado de las reformas económicas emprendidas recientemente lo siga haciendo, como hoy lo demuestra el ranking mundial de la Organización Mundial del Turismo, que ubica a México dentro del top ten en destinos receptivos, ese crecimiento se ha reflejado no sólo en el número de turistas que llegan cada año, sino también en la derrama que ellos generan”.

Enseguida viene la parte principal que, en realidad, resulta muy curiosa: “Derivado de lo anterior, los destinos, las empresas y los prestadores de servicios turísticos atraviesan en estos momentos por una importante redefinición de sus espacios, productos y mercados, que les implican ciertamente altos niveles de inversión por su potencial crecimiento conforme al mercado. Los organizadores de ferias turísticas nos encontramos igualmente en un profundo proceso de evaluación y redefinición de objetivos”.

Por todo esto –añade el documento– es que tomaron la decisión de realizar varias modificaciones al funcionamiento de la feria, empezando por ya no hacerla cada año, sino cada dos.

Caray, tanto rollo para decir que este año no habrá Fita y ya. Tan fácil que hubiera sido señalar que ya estamos a finales de julio, a menos de dos meses de la fecha marcada para Fita 2015, y no lograron vender los suficientes espacios ni conseguir los patrocinadores necesarios.

Porque en esta increíble y barroca explicación, ahora resulta que Fita cierra este año porque al país le va muy bien en materia de turistas y los pronósticos indican que en el futuro le irá mejor. ¿No debería ser al revés? ¿Qué el gran momento que vive la industria turística nacional no debería jugar a favor de Fita y catapultarla?

Convertir un evento anual en bianual no es una buena noticia. Es un gran salto atrás, y eso si creemos que en verdad regresará en 2016, porque el propio Hinojosa acepta que Fita no ha sido negocio. Al menos no, supongo, desde que dejó de recibir el subsidio del gobierno del Distrito Federal.

Le pregunto si no le afectó a la reputación del evento el que el año pasado una veintena de hombres tomaran las puertas de la Expo Bancomer, sin permitir que nadie entrara y saliera. Quienes realizaron esta acción portaban mantas donde le exigían a Hinojosa el pago de un adeudo.

Pero dice que eso no afectó, ya que la decisión de hacer bianual la feria se había tomado desde el año pasado. Pero eso no es cierto, y para muestra tres botones: como en cada edición, en la propia Fita del año pasado había a la salida del recinto una gran manta invitando a la Fita de 2015; en el Tianguis Turístico de este año, celebrado en marzo en Acapulco, hubo un stand de Fita y no decía nada de 2016; y, tercero, todavía hasta el mes pasado estuvieron publicando anuncios en medios especializados, a plana entera, donde claramente se lee en español e inglés: “Fita. Te esperamos en el evento turístico el año. Reserva la fecha en tu agenda: del 10 al 13 de septiembre 2015”. Anuncios que ya no aparecieron en julio.

Así que todo indica que la decisión se tomó entre finales de junio y principios de julio. En este contexto, “bienal” suena a un eufemismo de cancelación. Además, si Hinojosa no dice los reales motivos de la desaparición de Fita este año, por qué creerle que en verdad la harán en 2016. O tal vez se vuelva un evento religioso y se haga cada que Dios –y los patrocinadores– quieran.

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
Uber vs. taxis, lo que importa es el cliente
Zozaya golpea a los hoteles de Trump
La permanencia de Miguel Torruco