Opinión

El DF ha vivido ya seis meses con salario mínimo, no mísero

1
 

 

DF

El asunto tiene su origen a principios de 2014 cuando el gabinete económico llegó con Miguel Ángel Mancera a informarle que la capital estaba a punto de recuperar todos los empleos perdidos cinco años antes, derivado de la crisis de 2008.

El asunto que puso las alertas a lo que estaba sucediendo en el principal mercado laboral del país se dio al reportarle al jefe de Gobierno capitalino el dato de tendencia. El empleo aumentaba a ritmos favorables pero la masa salarial bajaba y los salarios habían descendido entre dos y tres escalones respecto a los existentes a principios de 2008.

Ese fue el origen, que después desencadenaría al salario mínimo en la ciudad de México.

Al informe siguió un estudio de lo que podía hacerse y de ahí a la conformación de un grupo que estudiara las alternativas a esta problemática, a la celebración de un evento internacional al que fueran invitados economistas con estudios relativos a políticas aplicables al salario mínimo.

El estudio, distribuido generosamente al gobierno federal, universidades y cuerpos legislativos motivó una discusión nacional.

Pero el Gobierno de la CDMX dio otros pasos. Por principio de cuentas decidió, con apoyo de la Asamblea Legislativa de la capital, desindexar 900 multas vinculadas al salario mínimo. Lo liberó de esa carga.

Posteriormente consultó con la Coneval cuál era la cantidad diaria indispensable para la satisfacción de las necesidades alimentarias en la ciudad y ahí marcó la primera meta de lo que sería el primer salario mínimo liberado, tanto de su vinculación como referente para multas, como desencadenado del pecado que se le ha atribuido durante 35 años: su presumible influencia perniciosa en el descarrilamiento de los precios en la economía y por ende del crecimiento de la inflación.

Comenzando con sus trabajadores que en cantidad de 14 mil recibían como remuneración un sueldo diario de 68 pesos y centavos. A esos salarios se les aplicarían un incremento de 22 por ciento para dejar el salario mínimo en el DF en 82 pesos con 86 centavos en 2015.
El “sacrificio” presupuestal anual para la CDMX se estimó en no más de 70 millones de pesos.

El tercer paso que tomó la ciudad capital fue exigir a sus proveedores (el GDF es el principal comprador en el DF) que cumplan con un salario que en el mínimo de percepción tuviera la cifra de 82 pesos con 86 centavos.

Más de diez mil empresas tuvieron que hacer sus adaptaciones, comenzando con aquellas a las que se les contrata la fuerza de trabajo para la limpieza de oficinas y baños. Todas esas empresas ya pagan salarios mínimos de 82 pesos y centavos.

¿Qué ha pasado? Las autoridades económicas del gobierno de la CDMX no reportan ni mayor inflación (incluso hubo dos meses con inflaciones negativas) ni aumento de desempleo o generación de empleo por debajo de la media nacional.

Y lo curioso es que cuatro entidades en la República, que por el momento no mencionamos específicamente, han manifestado su interés en romper el encadenamiento del salario mínimo nacional como una de las reformas estructurales realmente más importantes y necesarias en el país si lo que se quiere es hacer un combate efectivo de la pobreza en la nación.

Para 2016 el piso del salario mínimo habrá de experimentar otro porcentaje destacado para acercarlo a 100 pesos y más, que se tiene como meta la actual administración capitalina.

Una reforma estructural que el gobierno federal no ha querido asumir. El viernes en la edición on line le daremos datos que avergüenzan del nivel salarial en México.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

​Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Pymes en aprietos por la depreciación del peso mexicano
Microfranquicias del BID y Fundes para regiones mexicanas en pobreza
Grecia, China, la “nueva mediocridad” y las Pymes mexicanas