Opinión

El desplome de la Bolsa


 
Los precios de las acciones en México se fueron para abajo de manera generalizada el día de ayer.
 
En los últimos 2 días, el Índice de Precios y Cotizaciones descendió en 3%. Sin embargo, desde finales de enero, la caída ya es de 10.3%.
 
¿Cuál es la razón por la que en este año los precios de las acciones se han ido para abajo? ¿Y cuál es específicamente la razón de lo ocurrido en los últimos días?
 
En la medida que fueron valorándose mejor las perspectivas de la economía nacional y se percibió que en el corto plazo había factores negativos, los precios empezaron a bajar.
 
Hubo casos especiales, como el de las 'vivienderas', que en la mayor parte de los casos sufrieron un terrible desplome, que ha colocado a algunas al borde de la quiebra.
 
Las cifras macroeconómicas han validado gradualmente la percepción conservadora. De hecho, en la encuesta de especialistas que realiza quincenalmente Banamex, de la cual se dieron resultados el día de ayer, se aprecia claramente un ajuste a la baja en las perspectivas de este año.
 
La previsión promedio es de 3.16% como estimado del crecimiento para 2013. Sin embargo, hay todavía más pesimistas. Por ejemplo, Monex prevé apenas un 2.1%, Thorne & Associates 2.6% y Bank of America 2.9%. 
 
La razón es que aunque han surgido indicios positivos para la economía estadounidense, en lo inmediato no se ve que se pueda acelerar la recuperación.
 
Y, en contraste, se han acentuado algunos signos negativos en el mercado interno.
 
Indicadores líderes en empresas que atienden fundamentalmente al consumo doméstico señalan que los datos de abril no fueron buenos y tampoco se aprecian de ese modo los avances de mayo.
 
Es esta perspectiva la que hace pensar que aun cuando en el segundo trimestre la economía puede crecer a una tasa poco mejor que 0.8% del primero, no sea suficiente para revertir los malos números de muchas empresas.
 
Y, ante ese panorama, la tendencia del mercado típicamente es adelantarse, lo que explica el descenso que estamos presenciando.
 
En el último par de días, tras conocerse los resultados del PIB en el primer trimestre y la baja de 4 décimas en la estimación oficial de crecimiento, la percepción se hizo más clara y por eso se acentuó la caída.
 
No es de esperarse una recuperación pronta. Quizás para el segundo semestre las cosas pudieran empezar a tomar otro tono, pero difícilmente antes.
 
Estirar el Pacto
 
Lo que está sucediendo en el PAN es una batalla de un grupo de panistas para estirar el Pacto.
 
Algunos piensan que el PAN le está regalando buenos resultados al gobierno de Enrique Peña sin tener réditos políticos.
 
Otros panistas suponen que vale la pena hacerlo tanto por el interés del país como porque a larga va a beneficiar a su partido.
 
En las circunstancias actuales, Gustavo Madero ganó la batalla a Calderón y sus allegados, como el caso de Cordero.
 
Si el actual dirigente panista logra mantener un control razonable de la conducción de su partido, existe la posibilidad de que las reformas que todavía faltan puedan procesarse en el marco del Pacto.
 
Si el resultado es que incluso antes de la elección del próximo presidente nacional del blanquiazul se presenta una tormenta política que fracture al PAN, entonces va a ser muy difícil que el Pacto siga vigente.
 
Lo que ahora está sucediendo en el PAN es algo que también puede ocurrir en el PRD, por las mismas razones.
 
Veremos si este instrumento político, que ha sido vital para cambiar el ánimo del país, logra mantenerse vivo por lo menos en lo que resta de este año.
 
Twitter: @E_Q_
 
enrique.quintana@elfinanciero.com.mx