Opinión

El descorche libre


1


Descorche libre

¿Cómo se puede fomentar la cultura del buen beber si el precio de los vinos en restaurantes los vuelve inaccesibles? La principal razón por la cual la gran mayoría de los clientes de restaurantes en México decide pedir vino para acompañar sus alimentos se basa en el precio. Cifras estratosféricas no alientan su consumo.

El vino es un negocio del que muchos restauranteros sacan partido elevando costo hasta cinco veces. Un restaurante no es una institución de caridad sino una empresa con fines de lucro, sin embargo el vino puede ser muy buen negocio si se sabe aprovechar.

Los costos indirectos de un vino son menores que los de cualquier bebida preparada. Gran parte de las ganancias de un restaurante radican en la venta de bebidas alcohólicas preparadas, pero si los restauranteros tienen una considerable inversión en vinos ¿por qué pretenden recuperarla sangrando los bolsillos de sus comensales?

No es posible que algunos restauranteros tengan en su carta vinos cuyo costo de es de no supera los ciento cincuenta pesos a más de mil pesos. No me parece justo atacar de esa forma al cliente, ya que no hay una relación directa entre el precio que se paga y la calidad del vino que se está bebiendo.

Afortunadamente existen restaurantes en de México que saben hacer negocio del vino, vendiéndolo a precios razonables fomentando así un mayor consumo de vino, o bien estableciendo el sistema de libre descorche como La Mansión y el Estoril.

En el caso de La Mansión cada mesa puede traer hasta dos botellas del vino de su elección sin que se cobre el descorche en cualquiera de sus sucursales. ¿Qué les parecería llevar un estupendo vino mexicano como Villa Montefiori Shiraz Merlot y acompañarlo de un lomo al jerez preparado en su propia parrila?

El Estoril de Polanco, decidió fomentar el consumo de vino y el descorche libre funciona únicamente en las noches Un lugar idea para abrir botellas muy especiales de su cava con las delicias del chef Pedro Ortega como los escargots, perejil frito o el mole oaxaqueño. Cuando tengo la oportunidad de visitar este lugar, llevo vinos diferentes para enriquecer el banquete.

Si gustan de comer bien y beber mejor, visten estos restaurantes y lleven el mejor vino, el que ustedes elijan. ¡Salud!

Twitter: @Rene_Renteria

Facebook: facebook.com/RRWCT

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:
El vino y nuestra gastronomía
El aún incomprendido vino blanco
Encuentros y desencuentros en Ensenada