Opinión

El deporte invernal por excelencia en México


 
El deporte de moda invernal en México no es el montañismo ni esquiar, sino atinarle a los cambios en el gabinete presidencial.
 
Ocurre cada diciembre, debido a la tradición impuesta por los presidentes mexicanos en turno, de hacer reacomodos entre sus colaboradores entre el último mes del año que se va y el primer mes del año que llega.
 
 
En este año que está por concluir, los secretarios de Educación, Emilio Chuayffet; de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de Hacienda, Luis Videgaray, fueron los que más presiones enfrentaron no sólo de grupos radicales sino mediáticas.
 
Y por lo mismo, son quienes aparecen en los primeros lugares de las listas de “intercambiables’’.
 
También están las quinielas de los que se pueden ir, la secretaría de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, y la infaltable en todas las apuestas, la secretaria de Salud, Mercedes Juan López, que nomás no ha pegado una durante todo el año a pesar de encabezar una dependencia fundamental para los programas ofrecidos en campaña por el presidente Enrique Peña.
 
Robles se ha quedado en el top five de los posibles cambios debido a que su “Cruzada contra el hambre’’ se ha quedado en el papel, pero cuyos resultados no se perciben entre los 400 municipios escogidos como muestra para aplicación del proyecto.
 
Lo curioso de este asunto será observar si el presidente Peña actúa conforme a la evaluación propia que haga de cada servidor público o si responde también a la presión mediática.
 
 
Cuando los medios se volcaron en críticas a la actuación del ex secretario de Seguridad Pública Federal, el ingeniero Genaro García Luna, el ex presidente Felipe Calderón confió a sus cercanos que él “no tomaría una decisión presionado por los medios’’, es decir, que no iba a despedir al polémico funcionario.
 
Las razones que dio Calderón es que si bien los medios de comunicación tienen un papel preponderante en la sociedad mexicana, no podían sustituir la decisión del Ejecutivo sobre cambiar o no a los miembros del gabinete.
 
Peña ha sido, a contrapelo de sus críticos, más cerebral en sus decisiones.
 
Ya veremos.
 
****
 
 
En medio de la polémica por los gastos de difusión de su primer informe de gobierno, el chiapaneco Manuel Velasco Coello anunció que su gobierno cerrará este año con una inversión de 6 mil 400 millones de pesos destinados a la creación y mejoramiento de obras de infraestructura.
 
El objetivo, de acuerdo con el gobernador, es mejorar la conectividad e impulsar el desarrollo económico del estado, cuyos resultados se verán en el próximo año, aunque ya se perciben en obras como el Aeropuerto Internacional de Palenque que será inaugurado en los próximos días.
 
Chiapas, por cierto, enfrenta una alerta ambiental generada por los frentes fríos que han pegado fuerte en el sureste del país.
 
****
 
 
Ha pasado ya el primer año de gobierno de Arturo Núñez en Tabasco y la situación en el estado permanece casi igual que como la heredó de Andrés Granier.
 
 
Hasta el momento, la principal obra de Núñez, a quien se le reconocen grandes dotes de parlamentario, es haber encarcelado a su antecesor y a algunos de sus colaboradores, pero la ausencia de obra pública ya le está generando serios cuestionamientos entre los tabasqueños.
 
 
Núñez enfrenta ahora la contingencia de las inundaciones en tres municipios importantes del estado; ayer tuvo su primera manifestación en contra por la falta de acciones para paliar la necesidad de los afectados.
 
 
El gobernador no puede sustentar su administración sólo en el encarcelamiento de Granier, ojo.