Opinión

El 'debatódromo'

El Senado de la República, en el arranque del periodo extraordinario de sesiones, se convirtió en un ‘debatódromo’.

La bancada del PRD, la que de por sí trae la instrucción de votar en contra de las reformas, ahora optó por cambiar de estrategia y en lugar de ocupar la tribuna a gritos y sombrerazos, decidió subir a ésta cuántas veces se los permitiera el reglamento con el único propósito de alargar lo más posible los tiempos legislativos.

Las sesiones en las que se debate la reforma energética son una prueba de resistencia para los legisladores, que antes ya habían acordado no sesionar en las madrugadas para no dar paso a suspicacias.

El debate es una de las mejores herramientas de la democracia, pero ayer en una primera etapa subieron a la tribuna 70 legisladores, muchos de los cuales fueron interrumpidos “n” veces. Y cada minuto se convertía en cinco.

Si las cosas siguen como van, el Senado podría estar aprobando las leyes en materia de energía por ahí del lunes o martes de la próxima semana. A ver quién aguanta.

Romo panteonero


Hay muertos que no hacen ruido, pero los que descansaban hasta hace unas noches en la Rotonda de las Personas Ilustres, hicieron llegar sus reclamos de ultratumba hasta las comunidades intelectuales europeas. Hasta allá llegó la noticia de que los panteones se alquilan para 'reventones'.

El sonado escandalito de la celebración del cumpleaños de la actriz Claudia Cervantes en el Panteón Dolores con mariachi y toda la cosa, lo apadrinó el tristemente célebre delegado de la Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo. De eso nadie tiene duda.

Más que las poses de la actriz sobre las tumbas de Rosario Castellanos y de Diego Rivera, lo que colmó el plato fue que el delegado hizo todo para safarse de las responsabilidades –ya parecía la Llorona– y echó mano de sus influencias entre las tribus de la ALDF para no comparecer por el numerito panteonero. Y Romo apenas va a cumplir dos años en el cargo. ¡Uuyyy!