Opinión

El costo económico de los desastres naturales

 
1
 

 

Fonden

Muy probablemente en los siguientes días o semanas comenzaremos a escuchar distintas estimaciones de los costos económicos asociados a los distintos desastres naturales que han aquejado a nuestro territorio en el último mes. No obstante, no será sorpresivo el encontrarnos con cifras contrastantes aun tratándose de un caso en particular. Es justo este tema el que abordo en esta columna, tratando de concluir que tan importante será la cifra como los supuestos o metodología de medición de ésta.

Comencemos por aclarar que los costos de un desastre natural tienen un ámbito multidimensional. Es decir, pueden abordar costos directos relacionados con las mismas pérdidas humanas, la destrucción de riqueza/propiedad y la afectación al flujo económico (crecimiento económico), por ejemplo. Casi todos estos costos los vemos concentrarse en el corto plazo. Por otra parte, existen otros costos de realización no tan inmediata y con naturaleza usualmente menos tangible.

Así, una primera pregunta a realizar al darse a conocer un estimado de costo es el tipo de elementos que contempla la estimación.

Ahora, aunque en un tema en paralelo, vale la pena traer a colación que la experiencia internacional muestra que la destrucción de la riqueza suele ser compensada parcialmente por las mismas labores de reconstrucción o reacción de política con recursos tanto fiscales como privados y que en el caso de la perdida de flujo económico, suelen activarse otros rubros de actividad que terminan por compensar este otro tipo de efectos en el corto o mediano plazos. A continuación, una pequeña explicación de esto último.

En el caso del flujo de actividad económica, la afectación a las distintas ramas de actividad económica suelen compensarse aún en el corto plazo. Por ejemplo, el menor consumo de servicios ligados al entretenimiento puede llegar a ser equilibrado por el mayor consumo en bienes y servicios de cuidado de la salud. En el mediano plazo, la reactivación en inversión en reconstrucción (pública y privada) suele contribuir más tarde a nivelar los costos en flujo de actividad económica en el contexto inmediato al desastre.

Volviendo a los costos, algunos de ellos gozan de un nivel elevado de complejidad a la hora de ser medidos. Por ejemplo, existen estudios que abordan los efectos de los desastres naturales en temas migratorios, valuación de bienes raíces, mercado de productos de seguros financieros, distribución del ingreso y hasta esperanza de vida después del desastre natural, por mencionar sólo algunos.

Tomando todo lo anterior en cuenta, estimo que las cifras que comenzaremos a escuchar en los siguientes días/semanas intentarán considerar el costo en el flujo económico (lo que habremos dejado de crecer respecto del trimestre o año anterior), por un lado, y el costo en la pérdida de activos/riqueza, por otro.

Así, seguramente las cifras no necesariamente serán comparables entre sí, y no serán completamente comprensibles si no se especifica qué tipo de metodología se utiliza.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
¿Qué le pasa a los mercados que no reaccionan a la Fed?
Consumo, por desacelerarse
¿Qué nos preocupa?