Opinión

El consumo salva al PIB de EU y de México

 
1
 

 

industria maquiladora

Por primera vez en la historia se dio a conocer casi al mismo tiempo el crecimiento del PIB de Estados Unidos y de México.

El Inegi presentó el viernes pasado una estimación adelantada del crecimiento del PIB trimestral. A cifras originales, la economía mexicana creció 2.4 por ciento.

Esto significa que durante los primeros tres trimestres del año la tasa promedio es de 2.4 por ciento también, tras el 2.6 del primero y el 2.2 por ciento del segundo.

De esta manera, podemos estimar una cifra muy parecida para el cierre de todo este 2015. Un día antes, en Estados Unidos se dio a conocer también la primera observación del crecimiento del PIB para el mismo periodo, la que resultó en 1.5 por ciento.

De acuerdo con los datos oficiales, este crecimiento reflejó tanto la caída de los inventarios de las empresas como el freno de las exportaciones de bienes.

En contraste, los gastos del consumo privado se mantuvieron a un ritmo alto: las compras de bienes de consumo crecieron en 4.5 por ciento.

El dólar caro afectó las exportaciones de Estados Unidos (EU) pero al mismo tiempo mantuvo el poder de compra de las familias, que fue lo que impidió que el freno en EU fuera mayor. El hecho de que la industria norteamericana sea la principal compradora de las exportaciones mexicanas, condujo a que el sector industrial en general y manufacturero en particular, se frenara.

El crecimiento del tercer trimestre para la industria en México fue de 1.2 por ciento y el acumulado de tres trimestres fue de 1.1 por ciento, menos de la mitad del crecimiento promedio de la economía.

Así como en Estados Unidos el gasto de consumo fue el factor que defendió a la economía de una caída más drástica, en México el sector servicios, que depende fuertemente del consumo, fue determinante para lograr el 2.4 por ciento de crecimiento promedio, pues su crecimiento promedio fue de 3.0 por ciento en los primeros nueve meses del año.

Las tres cuartas partes del crecimiento económico de este año se explican por el desempeño del sector terciario, es decir, el comercio y los servicios; 14 por ciento por el sector manufacturero y 6.0 por ciento por el agropecuario. Aunque la tasa de este último fue la más elevada entre los diversos sectores de la economía, su peso en el PIB conduce a que su contribución sea pequeña.

Si el sector terciario hubiera crecido igual que la industria, es decir, apenas 1.0 por ciento, el PIB estaría creciendo también a esos ritmos. Por eso la relevancia del mercado interno.

En la semana pasada aumentaron las posibilidades de que el ciclo alcista de las tasas de interés comience en diciembre. De acuerdo con los cálculos de Bloomberg, la posibilidad implícita de los futuros indica que hay 50 por ciento de probabilidades de que el 16 de diciembre las tasas aumenten de un cuarto a medio punto.

Esto significaría un fortalecimiento del dólar y probablemente la persistencia de la debilidad de la industria en EU.

Por eso es tan relevante para México que el mercado interno mantenga el paso. De lo contrario, la economía en su conjunto tendría el próximo año un menor crecimiento.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La incertidumbre llegó para quedarse
Cruje el monopolio
El termómetro del mercado interno