Opinión

El consultorio de psicoterapia

 
1
 

 

terapia

A veces pienso, con todos los sesgos del caso, que más personas deberían venir a terapia. Que debería ser parte de la vida adolescente y adulta. Que todas las empresas de seguros y los contratos laborales deberían incluir psicoterapia como una prestación. Pienso esto porque cada vez hay menos tiempo de hacerse conscientes del mundo interno por dar prioridad a vidas frenéticas. ¿Quién soy? parece una pregunta sin importancia, pero Borges (San Borges) afirma que “cualquier destino por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en el que el hombre sabe para siempre quién es”.

Saber quién es uno no es sólo un conocimiento intuitivo. Requiere de reflexión, preguntas y sí, terapia: la cura de ser escuchado y la cura de poder hablar, en un contexto distinto en el que se habla y se escucha diferente; para utilizar estas introspecciones en la vida diaria; para descubrir lo que uno quiere, anhela, le duele, lo atormenta, le produce culpa. De todo lo que quisiera ser absuelto, de la agresión y la destrucción que intenta justificar para por fin ser capaz de responsabilizarse de los errores.

En el consultorio se confiesan todos estos asuntos, sólo que nadie está ahí para perdonar pecados. Se enfrenta lo que habita dentro, que es difícil de pronunciar, que puede ser doloroso e inesperado. Al hablar, cada uno puede descubrir los sentimientos que ha preferido ocultar, ignorar, evitar. En un contexto en el que no hay abrazos ni palabras francamente cariñosas, porque el interés se expresa en las sutilezas de la escucha, que ocurre dentro de los límites del tiempo. La sesión se termina y debe continuar la semana siguiente.

La psicoterapia es un trabajo colaborativo, democrático. El cliente inicia la sesión porque los temas los pone él y también el ritmo al que desea que la conversación ocurra. Y surge una particular relación con cada uno de los pacientes. Así como una madre no es la misma con todos sus hijos, una terapeuta no es igual con todos los pacientes, porque cada conversación es distinta y porque cada caso, cada persona, evoca diferentes sentimientos y pensamientos al trabajar. No hay respuestas estereotipadas o no debería haberlas. Cada conversación es única o debería serlo.

La psicoterapia es un viaje sentimental para los pacientes y para la terapeuta también. Los dilemas y las preguntas con las que se construye el diálogo despiertan emociones como empatía, impotencia y a veces enojo. Algunos pacientes prueban los límites de la paciencia rompiendo las reglas del consultorio, faltando a las citas o devaluando el trabajo que ahí ocurre, diciendo con frecuencia que no les sirve de nada.

¿Qué debo hacer? ¿Cómo lo resuelvo? son las preguntas desesperadas que muchos hacen porque piensan que brincar a la acción es la mejor manera de resolver la ansiedad, los vacíos, los duelos, las dudas sobre el sentido de la existencia.

Son decenas los pacientes que se sienten solos aunque estén rodeados de personas. Muchos encuentran un dique emocional mientras estén acompañados y llenos de tareas por cumplir y mientras sepan qué esperan los otros de ellos. Se quejan de las expectativas y exigencias de los demás sin darse cuenta que dan forma y sentido a su vida. Pero cuando se quedan solos, cuando el silencio se apodera de su habitación, pueden sentirse perdidos y quizá vacíos.

Los discursos de just do it (“solo hazlo”) de la publicidad se convierten en mantras de vida que intentan sin éxito alejar la angustia de sentido. Definir cuál será la siguiente meta por alcanzar, cumbre que escalar, reto que cumplir, es preferible a reconocer las dificultades que se revuelven en la mente y en el corazón.

La revisión de los logros externos sumados a la observación paciente y detallada de la vida interior es la única forma de alejarse de una vida falsa, del falso yo, del falso self, que si domina la escena, convierte a la vida en un performance.

Vale Villa es psicoterapeuta sistémica y narrativa, así como conferencista en temas de salud mental.

Twitter: @valevillag

También te puede interesar:
Relaciones abiertas
​Autosabotaje
Sobre la muerte