Opinión

El cien del Constituyente

   
1
  

  

Diputados

Acalorado debate el que ayer se vivió en la Cámara de Diputados, el motivo fue la elección del diputado número cien en la Asamblea Constituyente para la redacción de la Constitución de la Ciudad de México, donde lo menos que dijeron es que se trataba de un “capricho”, los que votaron a favor, y “un política del agandalle”, para los que se oponían.

El asunto parecía de trámite, pero los representantes del partido de Morena no lo entendieron así y por desconocimiento o por postura política de “oponerse a todo” quisieron impedir lo que mandata la reforma aprobada para integrar una Asamblea Constituyente, que menciona con claridad que 14 de estos integrantes serán nombrados por la Cámara baja, donde uno de ellos correspondía ser nombrado por este grupo parlamentario, que bajo el argumento de que no es una posición de elección ciudadana, renunció a nombrar a su representante.
En ese entendido, con la facultad que tiene el Congreso de la Unión, por mayoría calificada, el pleno votó la elección del diputado faltante, siendo electa la diputada María Gloria Hernández Madrid, con 320 sufragios a favor, 23 abstenciones y 72 en contra.

Las argucias con las que Morena quiso detener el nombramiento fueron varias e incluso divergentes entre los integrantes. Unos cuestionaron incluso el origen hidalguense de la constituyente número cien, otros más decían que no habían renunciado a esa posición, y otros que era producto del “dedazo”, todo ello cuando en verdad lo único que pretendían era buscar el reflector mediático con discursos fáciles, de descalificación y de insulto a sus pares.

Lo que ayer se vio en San Lázaro es a un grupo parlamentario sin capacidad para el acuerdo político y un desconocimiento total de lo establecido en la reforma constitucional, que modificó diversos artículos de la Carta Magna, especialmente al artículo 122, donde se definía la naturaleza jurídica del DF.

Se les olvidó que, además del nuevo nombre de Ciudad de México, su autonomía política y administrativa, la reforma política del Distrito Federal facultó a la Ciudad de México para expedir su propia Constitución Política, la cual deberá ser aprobada por una Asamblea Constituyente antes del 31 de enero del 2017, y para ello era necesario integrarla, lástima que Morena, por cerrazón, perdió la oportunidad de contar con un representante más.

Como se recuerda, en la reforma política que posibilitó el nacimiento de la Ciudad de México, el Congreso de la Unión dejó en claro que la Constituyente estaría conformada por 100 diputados, de los cuales 60 serían elegidos por la ciudadanía en los comicios del primer domingo de junio de 2016. El resto, 40 diputados, 14 legisladores serían designados por cada una de las cámaras del Congreso de la Unión, en total 28; seis por el Presidente de la República y seis por el Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

El cuestionamiento contra el origen de la diputada del PRI Hernández Madrid, argumento que mayormente pesó en las intervenciones de los opositores a su nombramiento, evidenció sin duda también su desconocimiento a los antecedentes del grupo de trabajo previo a su aprobación: el presidente de la Cámara de Diputados era Jesús Zambrano Grijalva, y la presidenta de la entonces Comisión del DF era Cecilia Soto González, ambos del PRD; la secretaría de Gobierno en el GDF, es Patricia Mercado Castro, todos ellos del estado de Sonora, quienes jugaron un papel clave en el impulso de la reforma política para la Ciudad de México.

Lo que también quisieron ocultar los principales opositores al nombramiento, o pasar desapercibido, es que el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador fue jefe de Gobierno del DF, y nació en Macuspana, Tabasco. De eso nadie se acordó.

Entonces eso de diputado “cachirul” o ajeno a los problemas de la capital de la República no son argumentos válidos, ni tampoco lo son las acciones de retraso a la Constitución de la Ciudad de México, como está sucediendo con la reglamentación de los trabajos de la Asamblea Constituyente y que en los días por venir sus integrantes tienen que demostrar su compromiso con este ejercicio constitucional. Ese es el reto.



También te puede interesar:
Colapso para México
San Luis Potosí, a la deriva
Crecimiento, baja inflación y estabilidad