Opinión

El 'chapoteadero' de Cemex en Berlín

 
1
 

 

Cemex

Alemania no ganó una sola medalla en las pruebas de natación durante los pasados Juegos Olímpicos. Cosa rara, pues esa nación suele colgarse medallas en muchas disciplinas, y en esta edición ocurrió lo mismo: oro en canotaje, tiro, equitación, atletismo, gimnasia… Pero en natación, nada. Ni un bronce.

Quizá por ese desempeño es que los alemanes pusieron manos a la obra y quieren remediarlo. ¿Cómo? Como saben hacerlo: preparándose durante mucho tiempo. Para ello construyen actualmente magnos complejos deportivos. Uno de los más importantes será de natación y se edifica en Postdam.

Ayer Cemex —que vendió el concreto para este complejo— reveló el detalle: “son 18 mil metros cuadrados en uno de los sitios de construcción más grandes de Berlín Metropolitano. El nuevo edificio tendrá cinco pisos, dos de ellos debajo del nivel del suelo, e incluirá una alberca de 50 metros con 10 carriles, de acuerdo a los estándares de la Federación Intl. de Natación. La estructura final también incluirá una alberca para cursos, una más para recreación y un chapoteadero, además de vestidores y áreas de esparcimiento. Cemex vendió más de 17 mil metros cúbicos de concreto ready-mix para los cimientos, bardas, techos, columnas y travesaños”.

Cemex se está empequeñeciendo, pero está fortaleciendo su estrategia de enfoque. Su plan de desinversión marcha velozmente (recientemente anunció la venta de activos en EEUU por Dlls $ 306 millones), con los dos mil millones de dólares en activos de los que, dijo, se quiere deshacer. Al parecer este es el nombre del juego en la industria —achicarse—, porque el poderoso grupo Lafarge Holcim desveló también estos días planes muy agresivos para dejar de ser también tan global: dijo que se saldrá de 40 países y que evaluará la conveniencia de permanecer en 25, porque solamente en 25 mercados obtiene la mayoría de sus ingresos y ganancias. La estrategia de desinversión de Lafarge Holcim es gigantesca, más aún que la de Cemex: su meta es vender activos por hasta Dlls. $ 5 mil millones.

Se invirtió entonces la tendencia de la industria. ¿Quién lo habría pensado? De una expansión global de la que dimos cuenta la década pasada, llegamos a un punto donde la deuda se convirtió en un problema, y ahora estamos en el lado opuesto de la curva: observando el empequeñecimiento de Cemex.

Hace 2 años y cuatro meses que murió en Madrid Lorenzo Zambrano. Su legado fue un discurso de globalidad y eficiencia.

Las cosas cambian. De los mínimos de 7.47 pesos con los que se comercializaba a inicios de este año su acción, ahora está en más el doble. Ayer cerró en $ 15.32.

Hay un nuevo discurso que cuaja y se fortalece. Lo redacta desde Monterrey Fernando A. González.

Twitter:@SOYCarlosMota

Correo:motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:

Beltranena de Volaris abrirá 315 rutas

El 'carácter' y las 'aspiraciones' de Olegario

¿Puede hacer Trump que México cambie su política fiscal?

>