Opinión

El candidato 'Temo'

   
1
   

   

Cuauhtémoc Blanco durante la clausura de las "Temoc-pipas". (Edmundo Salgado)

CUERNAVACA, Mor.– Un mes después de su retiro de las canchas de fut, Cuauhtémoc Blanco es un candidato casi mudo que trae de cabeza a los cuernavacenses y tiene metida una pierna en la oficina del alcalde priista Jorge Morales.

Apenas habló 55 segundos en un acto en la universidad central en donde los estudiantes lo recibieron como cuando Temo salía de los vestidores del Azteca para abordar el autobús.

–Estudien y prepárense. Ustedes son importantes para sus padres– concluyó y de inmediato estiró el brazo para deshacerse del micrófono.
Un par de días antes en la misma universidad, el candidato del gobernador perredista de Morelos tuvo que huir de ahí a toda prisa, con el medallón del auto estrellado.

Y la candidata del PRI mejor canceló su visita al conocerse que asaltantes entraron en su departamento y se llevaron seis kilos de oro y más de dos millones de pesos en billetes y también de que compró una casa con piscina valuada en 12 millones que no reportó en su declaración patrimonial.

Maricela Velázquez, exdiputada federal y candidata a la presidencia de Cuernavaca, es hijastra de Guillermo del Valle, que ha manejado, junto con la madre de ella, el PRI local en los últimos 15 años.

Un olor pestilente parece flotar en la ciudad de la eterna primavera, capital internacional del secuestro en diversos periodos.

Arruga la nariz en señal de fuchi una señora al oír el nombre de Maricela. La doña que cruza Plaza de Armas cargando una bolsa de mandado en que lleva medio kilo de retazo de pollo, es una defraudada por las cajas de ahorro manejadas, fuera de la ley, por la familia de la candidata y que para no deberle el alma a los maricelos optó mejor por malbaratar un predio heredado por el abuelo, cerca de Yuatepec.

Temo, presidente– me dice la mujer con un hálito de esperanza después de reprobar también a Jorge Messeguer, exsecretario de Graco Ramírez, gobernador de Morelos, quien aún debe la promesa de meter en cintura a los defraudadores del “ahorro” y cobradores de intereses con que suelen sacar los ojos a usuarios.

Hasta el obispo Ramón Castro parece estar con Cuau, puntero en las encuestas según Parametría. No ha querido recibir a ningún otro candidato. Cuau y Yuya, una chavita de 20 años que da consejos de belleza por Twitter, son la sensación en Cuerna.

–Pero me duelen más los golpes de los oponentes acá afuera que los de la cancha– me dice con chispa el exseleccionado nacional, tercer mejor goleador en la historia.

Es que de tonto no lo bajan. Pero está acostumbrado a ir a contracorriente. En 2000 la barra del América de Cali prometió asesinarlo si jugaba, pero en ese encuentro Temo le tapó la boca metiendo tres goles y dio el triunfo a su equipo. Así sin decir mucho
–suele equivocarse y hasta pide votar por un partido diferente al suyo– el aspirante por el Socialdemócrata, está cerca de patear a los partidos tradicionales. En caso de que gane, sin embargo, parece que su manejador de siempre, José Manuel Sanz, metido de lleno en la campaña, será quien le diga qué decir, qué hacer y qué firmar. Cuidado.

10 SEGUNDOS… El procurador Ríos Garza achaca ajuste de cuentas en el asesinato de Israel Hernández, coordinador de campaña del PRI en DF. Deberá probarlo o podría írsele el proceso electoral.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
Prueba postelectoral
Monreal y Xóchitl, 15 años después
La ofensiva de Uber