Opinión

El cáncer en la boca de Michael Douglas


La confesión íntima del actor hollywoodense Michael Douglas, en relación con las causas que le llevaron a tener cáncer en la boca en 2010, es un ejemplo icónico que debería ser emulado por más personajes públicos para concienciar a la población sobre los sinsabores —en ese caso muy literales— de una vida sexual activa. En México, por ejemplo, sería útil que algún famoso, remiso de algún padecimiento similar, hiciera pública su historia.
Contagiados del Virus del Papiloma Humano (VPN) hay muchos —4 de cada 5 adultos, de acuerdo con los Centers for Disease Control and Prevention de los Estados Unidos—. De ahí que la revelación de Douglas se convirtiera en las últimas horas en un tema más comentado que, por ejemplo, la caída que sufrió el Índice de Manufacturas en Estados Unidos.
Así las cosas, y con la imparable velocidad con que ocurren los contactos sexuales de variopinta naturaleza entre una sociedad cada día menos oprimida por atavismos religiosos, resulta clave seguir la huella de quienes intersectan su negocio con estos temas. Una de ellas es la firma Reckitt Benckiser, famosa empresa británica por sus condones Durex, que regularmente reporta los hábitos sexuales de la población mundial. En una encuesta revela, por ejemplo, que sólo el 44% de la población se encuentra completamente satisfecha con su vida sexual (Douglas parece estar en el 56% restante).
Otras empresas que también están en ese espectro son las farmacéuticas. Una destacada en materia de VPN es Merck & Co. —MSD en México—, que lanzó hace unos años una vacuna contra ese virus llamada Gardasil, y que se la ha pasado evangelizando a jóvenes para aplicársela antes de iniciar su vida sexual.
Los datos de Gardasil son reveladores. El viernes pasado el director de MSD Ken Frazier dijo que esa vacuna ya factura trimestralmente 400 millones de dólares y que está creciendo a un ritmo de 39%. También dijo que la empresa ha llegado a ingresos anuales globales de más de 47,000 millones de dólares gracias fármacos como Gardasil. O sea, que la gente se está volviendo consciente del tema.
Pero el que salió ganón fue Michael Douglas. Hizo lo que quiso y además lo curaron del cáncer.
Twitter: @SOYCarlosMota