Opinión

El camino hacia un mundo con energía abundante y más limpia


  

Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

Turbina eólica de Siemens

La sustancial asistencia a la Marcha Popular por el Clima el mes pasado en Washington, D.C., me hizo pensar en una de las interrogantes más importantes que enfrentamos: ¿Cómo puede el mundo hacer el cambio a una economía baja en carbono, y aún así impulsar el crecimiento que tantas naciones esperan?

A menudo me preguntan si la transición a la energía limpia y las regulaciones sobre el carbono que ha sido propuesta en muchos países dificultará el crecimiento y creará más obstáculos para el avance económico. Este es un argumento favorito entre escépticos y aquellos con intereses en la industria petrolera.

En mis respuestas he señalado la investigación que están haciendo organizaciones como el Rocky Mountain Institute y el Carbon War Room, que estudian oportunidades económicas y sociales ofrecidas por la revolución de la energía limpia. El mercado está ofreciendo la oportunidad de crear nuevas empresas que ofrezcan productos y servicios innovadores a los consumidores que apoyan el uso de la energía limpia.

La electricidad podría ser ampliamente producida a un costo competitivo con la energía derivada de combustibles fósiles

El acuerdo de París de 2015, adoptado por 197 países, trazó objetivos ambiciosos con respecto al cambio climático, entre ellos alcanzar emisiones netas cero en la economía mundial para 2050 y limitar el incremento de las temperaturas mundiales por debajo de los dos grados centígrados.

Creo que es importante que los empresarios tomen la iniciativa para que nuestra sociedad pueda alcanzar estos objetivos. Necesitamos impulsar este cambio a través de inversión, educación del consumidor y apoyo a largo plazo a la investigación e innovación. Necesitamos empezar hoy.

Entonces, sí, es técnica y económicamente factible hacer crecer las economías y ofrecer energía limpia para todos cumpliendo los objetivos de París. Hacer que eso suceda requerirá un gran cambio en el comportamiento de empresas y consumidores. Lord Adair Turner, presidente de la Comisión de Transiciones Energéticas de Gran Bretaña, detalló algunas iniciativas que pudieran ayudar en gran medida:

• Electricidad limpia. Dentro de 15 años, el declinante costo de la electricidad derivada de la energía eólica y solar, así como la energía almacenada en baterías, hará posible construir redes que reciban hasta 90 por ciento de su energía de fuentes renovables. La electricidad podría ser ampliamente producida a un costo competitivo con la energía derivada de combustibles fósiles.

• Descarbonización. La electricidad limpia pudiera suministrar energía a edificios y al transporte público. Y como la energía limpia fácilmente disponible ha llevado a mayores ventas de vehículos eléctricos, más electricidad limpia sólo fomentará más demanda.

• Productividad energética: Necesitamos generar una tasa de crecimiento en la productividad energética de 3.0 por ciento anual a través de una mejor eficiencia y tecnología. Esto puede hacerse produciendo dispositivos eléctricos, máquinas domésticas y procesos de manufactura más eficientes. Expresado sencillamente, ¡necesitamos encontrar formas de exprimir más a cada kilojulio de energía!

• Mejor tecnología: Necesitamos un rápido avance en tecnologías que involucran a la bioenergía y el combustible de hidrógeno para satisfacer las demandas de la energía termal. Los procesos involucrados en la siderurgia, por ejemplo, a menudo requieren la quema de carbón debido a las altas temperaturas que se necesitan. La electricidad no puede usarse en lugar del carbón porque los requerimientos son muy altos. Si vamos a continuar usando combustibles emisores de carbono, necesitaremos desarrollar más la tecnología en torno a la captura y remoción de carbono para impulsar los esfuerzos de descarbonización en fábricas que requieren energía termal.

• Optimización: Constantemente he hablado sobre la necesidad de llevar a las industrias más allá del carbón, y he sugerido que a los mineros se les puede ofrecer capacitación para que puedan hacer la transición a nuevos empleos en sectores limpios como el eólico y el solar. Lo que es más (¡toma nota gobierno de Estados Unidos!), si podemos crear cada año más energía limpia que la demanda de nueva energía, entonces el precio de la energía en general seguirá siendo bajo; para beneficio de todos. Si no, los precios de la energía pudieran aumentar de nuevo.

Tenemos que adoptar medidas para alejar a la economía del carbono. Continuemos empujando en la dirección correcta uniendo al gobierno, inversionistas y empresas e implementando estas iniciativas.

EL CAMINO POR DELANTE
Funcionarios de casi 200 naciones han firmado el acuerdo sobre el clima de París. Algunos de los objetivos primarios del acuerdo son:

Mantener el aumento de las temperaturas mundiales promedio por encima de los niveles preindustriales por debajo de los dos grados centígrados.

Apoyar los esfuerzos para manejar los efectos de las temperaturas cambiantes en todo el mundo, financieramente y a través del desarrollo de nuevas tecnologías.

Ampliar los esfuerzos mundiales de educación y capacitación con respecto al cambio climático.

Twitter: @richardbranson

También te puede interesar:
¿Estás listo para correr riesgos?
Inteligencia humana vs. inteligencia artificial
Nunca antepongas las utilidades a las personas