Opinión

El cambio que viene

    
1
   

    

sismo

Ahora, 32 años después, cómo olvidar cuando surgieron los famosos topos, cuando la gente salió a las calles a levantar las piedras, a dirigir el tránsito y a responder a la desgracia con sus propios recursos, ya que los primeros días el gobierno federal decidió no actuar.

Después llegó el Ejército y las autoridades federales, quienes maltrataron e intentaron quitar a la sociedad civil que se encargaba de la desgracia; no había redes sociales y finalmente el gobierno se impuso.

En definitiva, después de este acontecimiento México no fue el mismo.

Se fue desbaratando el gobierno del partido hegemónico, y uno a uno se fueron dando los cambios. La corriente crítica se sale del PRI y para la elección de 1988 vivimos la gran unidad de la izquierda en torno al Frente Democrático Nacional.

Un año después se da la primera denominada concertacesión con el triunfo de Ernesto Ruffo Appel, en Baja California. Sólo 15 años después del sismo, se da la alternancia con el triunfo del PAN.

La gran diferencia es que ahora los ciudadanos están hartos de todos, desconfían en general de la autoridad.

Sin duda, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, se llevó uno de los premios en cuanto a pésima actuación y por las redes sociales circularon videos de ciudadanos que lo acusaban de no dejar llegar la ayuda directamente a los damnificados y de que su esposa, Elena Zepeda, llevaba todo al DIF para entregarlo como si fuera del gobierno.

Algunas de estas informaciones fueron desmentidas por el gobierno de Morelos, y entonces el Obispo de Cuernavaca, Ramón Castro y Castro, denunció que tres camiones con víveres que se dirigían al seminario fueron interceptados y enviados al DIF, y dejó claro que “no es de oídas o porque alguien me dijo un comentario”.

Pero no fue el único criticado, los ciudadanos se organizaban para entregar ellos mismos la ayuda, nadie confía en las autoridades y esto es apenas un año antes de la elección más grande en la historia de México.

Si vimos esos cambios políticos después de 1985, es lógico que el cambio será mayor, porque el hartazgo lo es y para muestra el ataque de los normalistas de Ayotzinapa contra el Batallón 27 de infantería del Ejército que se llevó a cabo el 23 de septiembre.

Si bien es cierto que el martes 26 se cumplen tres años de la desaparición de los normalistas, también lo es que estábamos en luto nacional.

Todos los políticos están bajo la lupa y requieren reinventarse, porque de nada sirve que ahora hablen de regresar el dinero, que ellos mismos se otorgan, para la reconstrucción de muchas zonas de Oaxaca, Chiapas, Morelos, el Estado y la Ciudad de México.

Ojalá los medios sean capaces de entender el cambio, porque también, sobre todo Televisa, resultaron muy golpeados en esta experiencia.

INCERTIDUMBRE EN EL TEC 

Los padres de familia de los alumnos del Tec de Monterrey Campus Ciudad de México están molestos porque consideran que sus autoridades no han respondido correctamente ante la crisis que vive la institución.

Exigen una explicación de por qué los edificios estaban en esas condiciones, que al tener derrumbes, provocaron la pérdida de cinco vidas y 40 heridos, así como que se haga un peritaje sobre el colapso de los puentes.

Además, piden que se garantice un lugar adecuado para que los alumnos no pierdan el semestre, ante los edificios inoperables ubicados en el sur de la Ciudad y la propuesta de las autoridades ha sido sistema híbrido por línea y presencial en el campus Estado de México, con el que muchos de los padres no están de acuerdo.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:

Sólo seis minutos
¿Qué viene después?
Crece la delincuencia y Del Mazo asegura resultados en tres meses