Opinión

El buen trabajo de Claudia Ruiz Massieu

1
    

    

El turismo ha tenido tendencias positivas: Massieu

El Tianguis Turístico regresó con éxito al Centro de Convenciones de Acapulco, contra todos los pronósticos que hacían ver la imprudencia de atraer a ese puerto a los representantes de casi un millar de empresas compradoras de servicios de 65 países.

A pesar de la mala imagen de México que se proyecta en importantes medios de comunicación global, y que tienen asidero en la inseguridad, el turismo en nuestro país ha ido ganando terreno a una velocidad asombrosa: en 2014 hubo 15.2 por ciento más visitantes extranjeros que en 2013.

Ahí alguien está haciendo muy bien el trabajo que le encargó su jefe el presidente, y esa es la secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu.
Cuando llegó al gabinete hubo algunas cejas que se arquearon porque efectivamente en turismo hay un potencial promisorio, poco explotado en distintas administraciones, por lo que era un riesgo ponerlo en manos de una mujer joven sin experiencia en el ramo.

Pero Claudia Ruiz Massieu demostró en poco tiempo que trae una formación sólida, que tiene 'pedigrí', y que éste se ha traducido en resultados palpables para la industria turística.

El año pasado México tuvo un ingreso de 16 mil 258 millones de dólares por turismo, de acuerdo con Banxico. Se trata de un récord histórico. Y este año esa meta será superada, según apuntan los indicadores de enero y febrero.

México siempre ha sido un país hermoso. Sus bellezas naturales no han variado. Y sin embargo la afluencia de turistas ha crecido en este sexenio de una manera inesperada. Algo positivo ha ocurrido.
Ahora vienen cada año a México 31 millones de turistas extranjeros. También se trata de una cifra récord.

Los buenos resultados en la afluencia de paseantes y de derrama económica se dan, paradójicamente, cuando el radicalismo de un sector del magisterio ha atacado deliberadamente terminales turísticas.

Acapulco ha sido vapuleado por la CETEG, que está en contra de la reforma educativa y toma una y otra vez la Autopista del Sol, se apropia de las casetas, le cobra a los paseantes, y cuando quiere escalar el conflicto toma el aeropuerto, lo pintarrajea y manda a los turistas con sus maletas a buscar un taxi a la carretera.

Oaxaca es otro sitio turístico castigado por el vandalismo magisterial, que inhibe la afluencia de visitantes a sus extraordinarios museos que hay en la capital, a los sitios arqueológicos aledaños y a las playas de Huatulco.

Por encima de todo ese daño y la intención deliberada de perjudicar a México, la secretaria de Turismo ha trabajado para contrarrestar los efectos negativos de los maestros en Guerrero y en Oaxaca, y tenemos una afluencia histórica de visitantes.

Gracias a ese trabajo el turismo hacia nuestro país no se limita a playas y a la 'hora feliz', sino que también se ha expandido hacia otros ámbitos. El volumen de visitantes a museos mexicanos, en 2014, fue de nueve millones de personas y de 12.6 millones en zonas arqueológicas.

El Tianguis de Acapulco superó las expectativas en materia de negocios, “lo que reafirma el interés de los participantes por invertir en México”, dijo en ese evento la titular de Turismo.

Algo se está haciendo bien ahí, y es preciso comentarlo para que el ejemplo se multiplique, porque a pesar de los pesares sí se puede.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
La novedad electoral
AMLO, ¿paga favores a Abarca?
Política y economía, divorciadas