Opinión

El buen exgobernador,
especie inexistente en México

1
  

    

Acusan que la empresa de los "moches" sería liderada por Guillermo Padrés. (Archivo/Cuartoscuro)

En mayo se supo que al Servicio de Administración Tributaria (SAT) no le salían las cuentas en Sonora.

La autoridad recaudadora de la Federación, se publicó ese mes en Reforma, había detectado que el gobierno sonorense autorizó sospechosas rebajas fiscales a 55 empresas. Ante la denuncia, el entonces gobernador Guillermo Padrés no encontró mejor excusa que decir que las rebajas contaban con el visto bueno de Hacienda, y que la filtración a la prensa sobre el asunto obedecía al interés del PRI por golpearlo en pleno proceso electoral.

Todo quedó en un limbo hasta que esta semana el SAT denunció que le faltan mil 705 millones de pesos que debió recaudar el estado. Las autoridades fiscales adelantan que podrían iniciar juicios de lesividad en 32 de los 574 casos detectados. Veremos hasta dónde llegan esas investigaciones.

Guillermo Padrés, no lo duden, alegará que se trata de una revancha política de los priistas, que arrebataron al PAN la gubernatura en las elecciones del 7 de junio.

La noticia del faltante denunciado por el SAT ha sacudido a Sonora, donde según me comenta un experto local desde hace semanas se vive “una escandalera. Hay toda una lista de exfuncionarios a los que aquí llaman 'los muertos' porque tras haber ocupado puestos en el gobierno de Padrés todos pasaron a tener una mejor vida. Pero como probar peculado es muy difícil, hasta antes de lo del SAT todo había quedado en escaramuzas mediáticas”.

En paralelo a que se supiera lo del SAT, otro caso de corrupción trascendió el terreno de las especulaciones.

Enrique Claussen, fiscal anticorrupción en Sonora, denunció este miércoles daño patrimonial al ISSSTESON por seis mil 101 millones de pesos.

“Hoy tenemos un ISSSTESON quebrado por la corrupción y habrá consecuencias por ello”, advirtió Claussen, quien anunció cinco denuncias penales e indagatorias contra exfuncionarios del ISSSTESON y sus familias. De lo desfalcado, cuatro mil millones serían en detrimiento del fondo de pensiones de los burócratas locales.

Sin embargo, lo que ha surgido desde el SAT y el ISSSTESON no representa sorpresa alguna. Son noticias consistentes con el sello de la polémica administración de Guillermo Padrés, quien se vio envuelto en varios escándalos, como el de la construcción de una presa en un rancho de su familia, presa que no contaba con permisos y que encima dejaba sin agua a comunidades enteras.

Tampoco es sorpresa que el caso de Padrés sirva de confirmación de que en México no existe tal cosa como un buen exgobernador.

Hagan memoria. Busquen el nombre de un exgobernador (de cualquier partido) que tras su paso por una administración estatal goce de buena fama como alguien que dejó su entidad en buen estado, de alguien que no sea protagonista de escándalos, acusaciones, pesquisas o mero escarnio. Sea cual sea su lista, les garantizo que en el intento de nombrar buenos exgobernadores les van a sobrar dedos de una mano.

Si damos por bueno que desde los noventa hay procesos electorales más o menos libres y limpios, deberíamos pensar qué está mal en la forma en que operan nuestros gobiernos estatales, que prácticamente no se salva ni un exgobernador.

Los ejemplos van de Mario Marín a Emilio González Márquez, de Fidel Herrera a Leonel Godoy, de Rodrigo Medina a Marcelo Ebrard, de Andrés Granier a Marco Adame, de Juan Sabines a Guillermo Padrés… Y la galería del horror ya espera con ídem a Roberto Borge, Javier y César Duarte, Gabino Cué...

Llevamos 26 años desde la alternancia a nivel estatal (Baja California, 1989), y nada que aprendemos a hacer buenos exgobernadores.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
¿A quién protegen Invea y Mancera en Framboyanes 495?
ALTA Grupo, ¿el nuevo Ficrea?
Slim, de Diego Osorno, viaje a un país sin gobierno