Opinión

El Brexit: largo plazo vs corto plazo

 
1
 

 

Krugman.

Todavía me sigue pareciendo difícil entender el nuevo consenso entre mis colegas economistas sobre los efectos de corto y mediano plazo del Brexit.

Como he intentado señalar, aunque hay claros motivos para creer que el Brexit hará que Gran Bretaña sea de cierta forma más pobre en el largo plazo, no es obvio por qué esto deba llevar a una recesión en el corto plazo. He recibido algunas respuestas meditadas, pero solo han provocado más preguntas. Y tengo que decir que muchas de las reacciones que he recibido han involucrado raras fallas de comprensión de lectura. Es como si los economistas simplemente no pudieran procesar la propuesta de que lo que es malo en el largo plazo tal vez no tenga consecuencias obviamente malas en el corto plazo.

Por tanto, permítanme dar un ejemplo del tipo de análisis que pienso que debería sorprender: las advertencias fatales de BlackRock sobre el desplome de Gran Bretaña. De acuerdo con un artículo reciente de Reuters: “Gran Bretaña caerá en recesión el próximo año y durante los próximos cinco años su crecimiento será al menos 0.5 puntos porcentuales más bajo como resultado de que Gran Bretaña abandonara a la Unión Europea, dijo BlackRock el martes.

“’Nuestro caso base es que tendremos una recesión’, declaró ante reporteros Richard Turnill, estratega de inversión en jefe de la administradora de activos más grande del mundo, durante el informe de perspectivas de inversión de la firma. ‘Es probable que haya una reducción significativa en la inversión en el Reino Unido’, consideró, agregando que el Brexit garantizará que la incertidumbre política y económica siga siendo alta”.

¿Qué queremos decir cuándo hablamos de “incertidumbre”? La mejor respuesta que he recibido es que durante un tiempo, hasta que las cosas se reorganicen, las firmas no estarán seguras sobre dónde están las buenas oportunidades de inversión en Gran Bretaña, por lo que esperar tendrá valor.

Pongamos esto de forma un poco más concreta: supongamos que alguien piensa que el Brexit podría tener efectos gravemente adversos sobre las exportaciones de servicios de la Ciudad de Londres. Esto significaría que invertir en edificios de oficinas de Londres, por ejemplo, sería una mala idea. Por otro lado, también significaría una libra más débil, haciendo más atractiva la inversión en propiedades industriales del norte de Inglaterra. Pero no se sabe qué tan grande podría ser cada efecto, por lo que difiere ambos tipos de inversión, a la espera de aclaración.

Es una narrativa coherente, y podría conducir a una recesión el próximo año.

No obstante, una situación como esta en algún punto se clarifica. O vemos a las empresas financieras abandonando Londres y queda claro que la debilidad de la libra llegó para quedarse, o los encantos de París y Fráncfort resultan exagerados y Londres vuelve a ser lo que era. En cualquiera de los casos, el gasto reprimido en inversión debería volver.

Esto no sólo significa que el golpe al crecimiento sea temporal: también debería haber un rebote, un periodo de crecimiento por encima de lo normal conforme entre la inversión postergada.

Dado que algunas personas parecen incapaces de leer lo que digo, esto debería pasar incluso de confirmarse el escenario negativo. La resolución es lo que debería producir el auge retrasado, independientemente de hacia qué lado vire la resolución.

Pero eso no es lo que BlackRock (o casi todo mundo) parece estar diciendo. Están pronosticando crecimiento más bajo hasta donde pueden ver.

Podrían estar en lo cierto. Pero, sigo sin ver la lógica. Me parece que la “incertidumbre” está siendo usada como generalidad para “cosa mala”.

Twitter:@paulkrugman

También te puede interesar:

Abundan pseudoargumentos luego del Brexit

Consecuencias políticas del Brexit

Cuando los economistas se niegan a aprender