Opinión

El Boicot-Desinversiones y Sanciones contra Israel

 
1
 

 

Gaza

La campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones contra Israel, BDS, es un movimiento propalestino lanzado en julio del 2005, que exige, entre otras cosas, “el fin de la ocupación israelí en los territorios en disputa entre Israel y los palestinos, la igualdad para los llamados árabes del 48, sometidos al régimen jurídico israelí a raíz de la creación del Estado de Israel en ese año y al retorno de los refugiados palestinos a Israel que huyeron por ese hecho”. El lanzamiento de la campaña de BDS fue suscrito originalmente por 170 organizaciones gremiales y asociaciones de refugiados que engloban a 5 millones de palestinos que viven en “la Palestina Histórica” y a 6 millones exiliados en diferentes naciones.

El Boicot se refiere a productos israelíes y servicios de empresas de esa nacionalidad, tanto públicas como privadas y a firmas que de forma habitual tienen negocios con el Estado de Israel; también se incluye el boicot a instituciones, a “productos” culturales, entidades académicas y equipos deportivos.

La Desinversión implica ejercer presiones a entidades bancarias, fondos de pensiones y, en general, a cualquier entidad financiera para que retiren sus activos de empresas israelíes o de otra nacionalidad que mantengan relaciones habituales con el Estado de Israel y sus empresas.

Las Sanciones están vinculadas con exigir a gobiernos y a organizaciones internacionales que impongan medidas punitivas al Estado de Israel “con la finalidad de que actúen conforme al derecho internacional y con los Principios Universales de los Derechos Humanos”.

Los movimientos de solidaridad con el BDS incrementaron significativamente sus actividades a raíz del conflicto militar del 2014 que se suscitó entre las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y los palestinos de la Franja de Gaza, liderados por el gobierno de Hamas, calificado como terrorista, en el verano del 2014. En este contexto, resulta paradójico que Hamas y parte importante de los medios de comunicación internacionales acusaran el despliegue de la FDI en Gaza como crímenes de guerra, cuando Hamas uso a su población civil como escudos humanos para enfrentarlas y lanzaron desde escuelas, mezquitas, hospitales y otras instalaciones civiles miles de cohetes a territorio israelí. Hamas y otras organizaciones terroristas han encontrado un nuevo aliado en el BDS para deslegitimar y aislar a Israel “para allanar el camino para destruirlo”; cabe mencionar que este propósito esta inscrito en su carta Constitucional.

En este marco, resulta preocupante que quienes apoyan al BDS no recuerden que Alemania organizó boicots contra negocios, académicos, intelectuales, artistas y profesionistas judíos antes de que Hitler los mandara a los campos de exterminio. Detrás del BDS existe una campaña para demonizar a los judíos y destruir a Israel. BDS simplemente representa el antisemitismo de siempre bajo el disfraz del antisionismo: negar a los judíos un país y un derecho a vivir en paz y seguridad, Derechos recogidos en numerosas resoluciones de las Naciones Unidas. Los activistas del BDS difaman a Israel utilizando un lenguaje radical y racista; coaccionan a personas e instituciones que no se adhieren a sus propósitos, su comportamiento es antidemocrático e inaceptable en cualquier nación de Occidente, Francia con la expedición de leyes ha aprobado sanciones penales para quien promueva el BDS; asimismo en Gran Bretaña se ha otorgado a los ayuntamientos la potestad de presentar mociones al BDS.

En este ámbito, resulta alarmante que a una democracia como la de Israel se le hostigue y condene constantemente, mientras el mundo calla frente al totalitarismo de la mayoría de las naciones árabes en donde se violan los derechos básicos de la población, particularmente de las mujeres y de minorías étnicas o religiosas. ¿Qué se ha hecho en Sudan para sancionar a quienes exterminaron a una parte de la población de Darfur? ¿Y en China por la violación masiva de derechos humanos en Tíbet y otras regiones de esa nación?, ¿en Irán, donde no existe libertad de expresión y se reprime hasta la muerte a los disidentes? La lista de regímenes totalitarios es amplia y llega a nuestro Continente: Cuba, Venezuela, entre otros países.

Asimismo, causa gran inquietud que las actividades del BDS cobren creciente fuerza en los campus de EUA, Canadá, Australia y el Reino Unido, principalmente. En el 2015 mas de 30 gobiernos estudiantiles en Universidades de EUA consideraron resoluciones que apoyaron al BDS y más de una asociación profesional académica que han seguido esta pauta, lo que significa infringir la libertad académica. Situación vergonzante e hipócrita es la de Omar Barghouti, miembro del Comité Fundador de la campaña palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel se haya aprovechado para tener una maestría en Filosofía de la Universidad de Tel-Aviv y este estudiando actualmente en esta institución para obtener su doctorado; esta Universidad es pública y en buena medida es apoyada por el gobierno de Israel.

El BDS no ha beneficiado a los palestinos, porque quienes boicotean a Israel no han sido capaces de ofrecerles fuentes alternativas de ingresos. Si en verdad se quiere ayudar a los palestinos de Cisjordania, el Este de Israel y de la Franja de Gaza, se requiere democratizar sus instituciones, convocar a elecciones y acabar con los grupos terroristas que los incitan y a la violencia, exigirles a sus autoridades que respeten los derechos básicos de la población y que cesen con la corrupción que la caracteriza.

También te puede interesar:

Otro año de incertidumbre

La lucha contra el terrorismo será larga y cruel

La condición humana