Opinión

El autobús que anunciaba cerveza


 
El otro día circulando por Av. Reforma miré un autobús de pasajeros en el que alcancé a leer algunas frases que intentaban convencer a los peatones y conductores de las bondades de la industria cervecera nacional. Las frases se leían más o menos así: “la industria cervecera mexicana genera miles de empleos en el país”; “las cervezas mexicanas se exportan a decenas de países del mundo”, y algunas otras. Creo que la campaña fue instrumentada por la Cámara Nacional de la Industria de la Cerveza y de la Malta.
 
 
Debo decir que, para mí, la campaña parecía un mea culpa; una especie de ‘explicación no pedida’, dada a conocer por un ente neutro, que intenta persuadir a quien la lea sobre las bondades de la industria a pesar de estar en manos preponderantemente de capital extranjero. Yo imaginé otras frases: “la industria cervecera mexicana genera millones de dólares en dividendos que se reparten a accionistas globales”; “los directivos belgas y holandeses que controlan la industria cervecera mexicana están encantados con su nueva aventura en Latinoamérica”.
 
 
La verdad es una pena que las empresas extranjeras —aunque las representen asociaciones—, tengan que neutralizar cualquier intento de grupos de la sociedad por denostar lo que tenga que ver con capital del exterior. Esto se deriva de que las premisas mentales de ciertos grupos han dañado el imaginario colectivo, fecundando el antinacionalismo (no es gratuito, por ejemplo, que los argumentos de  AMLO entren como cuchillo en mantequilla cuando habla de defender al petróleo del capital extranjero).
 
 
Yo no creo que una campaña así, ni los argumentos que tiene la cámara desplegados en su web institucional (60 mil empleos; 20 mil millones de dólares de aportación a la economía; exportaciones en gran cuantía a EU) sean suficientes para blindar a empresas como Anheuser-Busch Inbev o Heineken de un exabrupto nacionalista potencial.
 
 
Pero mientras los estrategas de los asuntos públicos de esas firmas resuelven tan compleja ecuación, crece la oferta mexicana. Este sábado la cervecería Primus, de Rodolfo y Jaime Andreu, inaugurará su planta de producción en San Juan del Río, Qro., luego de siete años de ser totalmente artesanales. Avanzan.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota