Opinión

El aterrizaje de Kia

Ya está muy cerca el aterrizaje de la división Kia de la automotriz coreana Hyundai.

No se ha hecho el anuncio oficial por dos razones: la primera es que todavía se negocian algunos detalles con el gobierno de Nuevo León, que encabeza Rodrigo Medina; y la segunda es que se está buscando la coyuntura apropiada para que el anuncio lo haga el presidente Peña Nieto.

Los que conocen de este asunto calculan que el anuncio oficial podría ser en agosto, pero además traerá sorpresa.

Hasta ahora se ha manejando que la inversión de la planta, que todo indica que se ubicaría en el municipio de Pesquería, sería de mil 500 millones de dólares. Sin embargo, lo interesante es que al final de cuentas las cifra podría llegar hasta el doble y convertirse en una de las inversiones individuales más grandes que se hayan realizado en la industria automotriz.

Así que la conversión de México en potencia productora de autos, ya nadie la para.

Debate sin pasivos

La discusión respecto a la reforma a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria en el marco de la reforma energética, se va a poner buena el día de hoy en las Comisiones Unidas de la Cámara de Diputados. Los panistas, con Juan Bueno al frente, quieren condicionar la conversión de una parte de los pasivos laborales de Pemex a deuda pública a que se presente un cambio en los términos del contrato colectivo del STPRM, que encabeza Carlos Romero Deschamps, para que se individualice el ahorro para el retiro de los petroleros. Pero ya dijo otro petrolero, Ricardo Aldana, que nada de nada, que el contrato no se toca.

Todo pinta para que tras bastante ruido se imponga una solución negociada, que deje una redacción ambigua como para que el tema no atore la aprobación de la reforma y sea aceptable para los panistas, pero sin que sea inaceptable para los priistas del sindicato.

Ya ve que en eso de redactar las cosas poco claras, los legisladores se pintan solos.