Opinión

El arte de preguntar bien

 
1
 

 

preguntar

Dicen los sabios que una pregunta es una interpelación que se hace con la intención de obtener algún tipo de información. El objetivo de hacerla es conseguir una respuesta que incluya lo buscado.

Hay respuestas que no llegan porque el interesado en realizarla nunca hace la pregunta. Hay problemas que no se resuelven porque nunca llega la pregunta adecuada. Hay personas que no se encuentran porque nunca preguntan por el otro. Las preguntas detonan pensamiento, acción y reacción. Son reflejo de salud en una organización.

En una gran proporción, en el mundo de los negocios las prioridades se definen porque alguien está haciendo preguntas constantemente y se las está haciendo a quien le corresponde responder.

Hacer buenas preguntas es un arte que se confecciona con atención y cuidado, pero es justo decir que las buenas preguntas tienen ciertos denominadores comunes:

1. Están dirigidas a la persona correcta.- La pregunta mejor elaborada se convierte en un desperdicio cuando se realiza a la persona equivocada. Los mejores cuestionamientos parten de una interrogante (interna) que dilucida si se está ante el interlocutor adecuado.

2. Están estructuradas de forma precisa.- Sin rodeos, desviaciones innecesarias o paja discusiva. Hay gente que quiere adornar tanto las preguntas, que acaba diluyendo el planteamiento relevante. Si es estrictamente necesario, se pueden anteponer un par de antecedentes o comentarios previos que contextualicen el planteamiento que se interroga, pero la pregunta en sí debe ser lo más precisa y enfocada posible.

3. Están realizadas en el momento oportuno.- Una pregunta fuera de orden, por mucho mérito que pueda tener, suele minar su relevancia. El timing en que se realiza cada pregunta es crucial. Hay personas que tienen la pregunta adecuada en la mente, pero no la hacen en el momento adecuado por 'n' razones, entre ellas miedo o exceso de prudencia. Tan relevante es el cuándo como el qué.

4. Son preguntas necesarias.- El asunto que abordan es sustantivo para la dirección o la operación del negocio. Su planteamiento agrega valor a la reflexión, la acción o la administración de un riesgo. La interrogante aporta una óptica que enriquece la conversación y, en el mejor de los casos, alerta sobre algún tema crítico con el propósito de anticipar efectos evitables, atenuables o gestionables.

Hace un par de semanas, reflexionando sobre los Consejos Directivos, escribí que toda empresa e institución tiene un contexto y es en éste donde confluyen la experiencia y el talento de cada uno de los integrantes que le dan funcionalidad a la empresa. Una organización saludable produce buenas preguntas constantemente. No siempre dispone de la respuesta rápida, pero siempre está abierta al cuestionamiento oportuno.

Hace tiempo escuché a un profesor de la maestría decir que “los resultados se producen donde pones tu atención”. Parafraseándolo, hoy me permito decir que los resultados se producen donde pones tu cuestionamiento.

ENCUENTRO DE JÓVENES CONCANACO EN LEÓN, GUANAJUATO
Como parte de los festejos de su 100 aniversario, la Confederación de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo de México realizará el 14 y 15 de septiembre próximos su Tercer Evento Magno en Guanajuato.

Con la Concanaco Servytur de León como anfitriones, han confirmado para su programa las participaciones de Enrique de la Madrid Cordero, Alfonso Navarrete Prida, Miguel Ángel Mancera Espinosa y Juan Pablo Castañón.

En paralelo, los jóvenes empresarios tendrán un programa que incluye la participación de Aristóteles Núñez Sánchez. Me distingue estar agendado para impartir la conferencia: 'Cinco habilidades para acelerar tus negocios y consolidar tu patrimonio'. ¡Ahí nos vemos!

* El autor es empresario y conferencista internacional.

Twitter: @mcandianigalaz

También te puede interesar:
7 cosas que no se deben hacer al utilizar un pódium
Las tres cosas que nadie te dice cuando llegas a un consejo directivo
Tres realidades del emprendimiento que te confrontan