Opinión

El alumno incómodo


 
La tarde de ayer, en lo que pretendió ser una reunión secreta, se entrevistaron René Bejarano y Marcelo Ebrard en la casa del ex jefe de gobierno del DF.
 
Bejarano se ha dejado ver cerca de Ebrard, quien ha tomado la oferta de apoyo que el polémico perredista le ha ofrecido para tratar de ganar la presidencia nacional del PRD.
 
Ebrard ya debió haber valorado el costo-beneficio de su relación con Bejarano y a juzgar por las apariencias, le ha encontrado más ventajas que desventajas.
 
Puede ser que al interior del PRD efectivamente la sociedad con Bejarano le signifique alguna renta política.
 
Pero al exterior, hacia la opinión pública en general, incluso ante los simpatizantes perredistas, la imagen es completamente negativa.
 
No solo porque cada aparición pública del profesor Bejarano sirve para revivir el episodio de las “ligas’’, sino porque es sabida y pública la confrontación que su corriente o tribu tiene en contra del gobierno de Miguel Mancera, quien, como ha podido, lo ha relegado de algunas posiciones importantes para su grupo.
 
El grupo de diputados afines a Bejarano votó en contra la reforma fiscal que concede al gobierno del DF una bolsa multimillonaria que no había tenido en toda su historia.
 
Hasta ahora, todo indica que la sociedad Ebrard-Bejarano tiene como finalidad ganar el PRD, aunque en la estrategia se incluya ponerle piedras a Mancera, que pasó a ser el alumno incómodo del ex jefe de gobierno.
 
 
****
 
 
Por cierto, la pregunta es si Ebrard se dejará ver el domingo en el Zócalo capitalino, en el evento que tiene programado para esa fecha Andrés Manuel López Obrador.
 
Dados los antecedentes, no sería extraño que el “Movimiento de Regeneración Nacional’’ que promueve el ex jefe de gobierno se sume a la “MORENA’’ del tabasqueño.
 
 
***
 
 
Ayer hubo un amago de agrietamiento en la posición del PAN respecto a la posición, hasta ahora unificada, de los 38 senadores en contra de la reforma fiscal o hacendaria aprobada la semana pasada por los diputados.
 
Sucede que la senadora Martha Elena García, se manifestó en contra del impuesto de un peso por litro a las bebidas azucaradas –refrescos, jugos, etcétera-, cuando hasta el “contreras’’ de Javier Corral se había pronunciado a favor.
 
Pero la oposición de la senadora tiene su razón de ser.
 
Sucede que la senadora, ex esposa del ex gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría Domínguez, al que trató de suceder en el 2006 sin éxito, tiene intereses en el Grupo Embotellador Nayar, que forma parte a su vez del consorcio Grupo Álica, que integra a distribuidoras automotrices, ópticas y muchos otros negocios.
 
Pero a pesar de que la senadora está defendiendo sus intereses y no los del pueblo, como asegura el PAN que hará en el Senado, la posición mayoritaria del partido será en contra de la reforma fiscal.
 
Para mala suerte de la senadora, los legisladores del PRD pretenden incrementar el impuesto a los refrescos y jugos, de uno a dos pesos y el gravamen a los llamados productos chatarras, al 8 por ciento en lugar del 5 por ciento aprobado por los diputados.
 
Ni modo.
 
 
****
 
 
Por si andaban con el pendiente, hoy se reintegrará al gobierno de Michoacán, Fausto Vallejo, luego de varios meses de licencia en los que se atendió un mal hepático.
 
Los michoacanos esperan que, si Vallejo se reintegra, lo haga con la convicción de que cuenta con todas sus facultades físicas para sobrellevar el peso del cargo.
 
Porque como están las cosas, Michoacán no aguantará otro interinato.