Opinión

El 31, listas las leyes de energía

Salvo que ocurra un imponderable grave, mañana estarían ingresando a la Cámara de Diputados las minutas con las leyes de la reforma energética aprobadas por el Senado, y el día 31 de este mes se enviarían al Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Los cálculos indican que todo quedará resuelto en el periodo extraordinario de sesiones que convoque la Cámara de Diputados, seguramente para el lunes 28, y se agote la discusión y votación en esa semana.

Desde luego habrá discusión, sin embargo ésta tendrá un orden temático de los asuntos esenciales, pues todos los partidos desean y merecen tener espacio para exponer sus puntos de vista. Todos esperamos que haya debate, y lo queremos ver y oír.

Así las cosas, no será necesario esperar hasta el inicio del periodo ordinario de sesiones, que arranca en septiembre: en dos semanas tendremos una reforma energética con todo y leyes secundarias discutidas en el Congreso, escuchado y visto el debate por quien quiera verlo y oírlo, y debidamente votadas en el Congreso.

El 1 de agosto comenzará una nueva etapa en la historia del país, que se había rezagado con respecto al resto del mundo productor de hidrocarburos. Ahí donde Pemex no pueda o no le convenga entrar, la empresa privada podrá hacerlo.

Se corrigió la parte de la iniciativa que hablaba de expropiación de tierras en cuyo subsuelo hubiera petróleo, pues al entrar las empresas privadas a la exploración y explotación de hidrocarburos, sería difícil alegar causas de utilidad pública.

Pero no sólo sería complicado el alegato, sino que también sería injusto atropellar con expropiaciones el derecho a la propiedad privada, a la propiedad comunal y a la propiedad ejidal.

Al cambiar la figura “expropiación” por “afectación temporal”, se cambia no sólo el léxico, sino también el contenido de la iniciativa. Hay un mar de diferencia.

Una cosa es decirle a un pequeño propietario que tiene que abandonar las tierras en que ha vivido siempre y sacar sus vacas porque el lunes empieza a explorar Chevron, que ofrecerle un abanico de opciones para que elija a su conveniencia.

Lo primero que tiene que venir en el acuerdo con los dueños de las tierras, es que no se las van a quitar y que recibirá una buena indemnización por el tiradero que van a hacer en su propiedad.

Y las opciones irían desde un porcentaje en las utilidades de lo que se extraiga, o una suerte de sociedad en la tarea y en los beneficios de lo que ahí se emprenda.

Ese campesino vivirá mejor que como vive ahora, y su cambio de situación económica será una invitación a que los demás propietarios o comuneros hagan lo mismo.

Con la nueva disposición, todos ganan. De eso se trata.
De no haberse hecho esa corrección, que no es sólo semántica sino de elemental justicia, dentro de unos cuantos meses tendríamos varios de cientos de Atencos en el país.

Los que quieren incendiar el país con algún pretexto derivado de las leyes de la reforma energética, se han quedado sin argumentos. Y si algunos querían retrasar las votaciones en el Congreso hasta el periodo ordinario que empieza en septiembre, van a perder.