Opinión

El 2014 inicia en el 2013

01 noviembre 2013 5:2

 
Todos los años nos quejamos de “la cuesta de enero” y de cómo sentimos que transcurre muy rápido el tiempo; para cuando menos acordarnos ya pasó la posibilidad de hacer cambios importantes en nuestras finanzas y, sobre todo, sucumbimos ante la avalancha de tentaciones que se presentan a finales de cada año.
 
 
Ya inicia el bombardeo y hay quienes se adelantan al llamado “Buen Fin” del 15 al 18 de noviembre, en donde se supone ofertarán grandes “oportunidades” y serán aprovechadas para las compras navideñas. Hay que tener cuidado porque puede resultar una buena trampa que nos limite la capacidad de ahorro y consumo futuro.
 
 
Las compañías previsoras inician sus procesos de planeación entre octubre y noviembre, y por lo regular aprietan el cinturón de los gastos al término de cada periodo anual. Esta misma tarea habrá de seguirse en términos personales.
 
Si bien la temporada navideña y en particular el “Buen Fin” son muy positivos para los comercios, en forma individual debe ser seriamente analizado. Las recomendaciones serían las siguientes:
 
 
1.- El aguinaldo o cualquier tipo de bono establecido es parte del sueldo y son recursos susceptibles de planear. Por lo tanto, el punto de partida es determinar cuánto se destinará para los presentes navideños, fiestas, viajes o compras para la casa.
 
 
Todos sabemos de alguien que su gasto de navidad excede el aguinaldo y luego siente remordimiento. Por ello, es fundamental tomar en cuenta el uso alternativo de ese recurso, como podría ser el ahorro, el contratar un seguro o la adquisición de un bien prioritario para el hogar.
 
 
2.- “Comprar barato” no es ahorrar bajo ninguna circunstancia. Habrá que evaluar si realmente requiere el bien en cuestión, porque está minando la posibilidad de acrecentar el patrimonio.
 
 
3- Aun cuando pueda haber productos que cuesten menos o el crédito esté a una tasa cero por el mecanismo de “meses sin intereses”, es básico cuidar el sobreendeudamiento, porque finalmente le quitarán parte del flujo futuro.
 
 
Resulta irónico y contradictorio que después de haber “cazado buenas ofertas” se tenga que endeudar con las tasas más altas de mercado a través de las tarjetas de crédito, porque el ingreso es insuficiente para cubrir los compromisos cotidianos.
 
 
4.- Recordemos, “no todo lo que brilla es oro” y es conveniente averiguar si la “rebaja” o “facilidad de pago” es real. Hoy tenemos acceso a una amplia información y es tan sencillo como entrar a Internet a través de un teléfono para revisar si los precios están por debajo del mercado, hay trampa o intereses ocultos.
 
 
Les comparto un antídoto; antes de decidir, pregúntese ¿Lo necesito? ¿Lo puedo pagar? ¿Hay un mejor uso para ese dinero?
 
 
Entre en 2014 con la fortaleza de su ahorro. Usted tiene la última palabra.
 
 
De seguimiento…
 
 
Muy interesante la encuesta que llevó a cabo MasterCard en América Latina y el Caribe sobre los “Millennials”, que son los jóvenes que en este momento tienen entre 18 y 30 años. En contra de lo que muchos podrían pensar en términos de que es una generación poco previsora, en México el 80 por ciento manifiesta un deseo por estar económicamente estables. Un 72 por ciento busca buena salud y el 67 por ciento tener un hogar propio.
 
 
Es preocupante que menos de la tercera parte de estos jóvenes consideró su educación financiera como buena o excelente. Sus canales preferidos para capacitarse en esta materia son: asesoría de ejecutivos (62 por ciento); los cursos de instituciones financieras (55 por ciento), elearning (40 por ciento) o consultar a un blogger (38 por ciento). En contrapartida, destaca que sólo 21 por ciento estaría dispuesto a tener asesoría con los padres y 15 por ciento con los profesores. Estas últimas cifras a juicio de este columnista son peligrosas, porque los ejecutivos de las instituciones financieras distan de estar bien capacitados o simplemente tienen el interés de vender, por lo que los jóvenes podrían mal informarse.
 
 
Algo digno de destacar en los resultados es el espíritu emprendedor, pues 54 por ciento tiene el plan de iniciar un negocio en el mediano plazo.
 
 
Twitter y Facebook: @finanzasparami
 
Email: atovar@finanzasparami.com
 
www.finanzasparami.com