Opinión

Efecto sismo

04 octubre 2017 5:0
 
1
 

 

sismo

A dos semanas del sismo de 7.1 grados del pasado 19 de septiembre, el panorama inmobiliario comienza a definir el efecto posterior que ha causado ya en los indicadores de renta y venta de los más de 11 mil inmuebles afectados que se ubican en las zonas afectadas.

Si bien en dos semanas el impacto creó un mercado colateral al creciente aumento de precios del ciclo que termina, los días por venir permitirán crear estadísticas más certeras para los inmuebles de segunda generación y los miles de metros cuadrados que continúan levantándose en la Ciudad de México (CDMX).

Karim Goudiaby, CEO del portal Vivanuncios asegura que hay una mayor demanda en arrendamiento ante la evidente la salida de inquilinos de zonas dañadas.

Ese movimiento, según la filial de eBay, generó en su portal que opera una bolsa de unas 300 mil propiedades un repunte de 9% en las búsquedas de arrendamiento y una caída de 10% en los inmuebles a la venta.

Las mayores variaciones en la búsqueda de propiedades en renta se dieron en Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán, Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Tlalpan y Xochimilco.

Otra condición importante de lo que se ha empezado a observar es la pérdida de interés en las colonias Condesa, Roma Sur y Norte, Obrera, Santa María La Ribera y Centro, de acuerdo con la estadística del portal que lidera Goudiaby.

Un aspecto fundamental es la demanda agregada a la coyuntura, que deja con movimiento insospechado hasta hace unos días en colonias como la Doctores y Tabacalera.

Situación similar en los escenarios de renta y venta, se gestó en la delegación Benito Juárez, donde la demanda de vivienda en renta creció en Santa Cruz Atoyac, Letrán Valle, Vertiz Narvarte, San Pedro de los Pinos y Nápoles. Caso contrario sucedió en las colonias Moderna, Piedad Narvarte, Mixcoac, Insurgentes Mixcoac, Narvarte Oriente y Xoco donde las preferencias cayeron 57%.

En el caso de la delegación Miguel Hidalgo, se alejaron de las preferencias las colonias Tacubaya, Torre Blanca, Lomas de Chapultepec, Pensil Norte, Lomas de Sotelo, Verónica Anzures y otras. Detonaron en contraparte, Polanco, Tacubaya y San Miguel Chapultepec, entre otras.

La gran pregunta en el mercado para inquilinos y propietarios es hasta dónde los precios pueden ajustarse de cara a la caza de oportunidades en zonas afectadas. Analistas consideran que cualquier nivel por debajo del precio superior a 10% debe crear dudas ante posibles inconsistencias de los valores de las propiedades.

Comparar la evolución del consumo respecto a otros nichos siempre es útil en momentos de volatilidad. Es el caso del mercado corporativo, que con un inventario por ingresar al mercado de 1.6 millones de metros cuadrados en el período 2017-2019, sólo experimentó 6 edificios colapsados del segmento Clase C, muchos de los cuales fueron edificados bajo el reglamento de construcción previo a 1986.

Para la empresa CBRE el mercado de oficinas muestra signos de salud, no sólo por el estado físico de los inmuebles, sino porque ante la gran oferta de producto nuevo existe una garantía de mantener precios bajos, hecho que podría motivar la mudanza de consorcios a edificios de nueva generación.

La construcción en seco

Grandes debates se han surgido en la opinión pública respecto a la seguridad en el uso de los materiales de construcción ligeros. Desde la escena de las afectaciones en los edificios impactados negativamente con daños en la apariencia física, y a partir de las acciones de gobierno en la reconstrucción.

Es un hecho que el mercado de la edificación tiene distintas áreas de oportunidad y los consumidores respecto a la relevancia de las estructuras adecuadas para levantar miles de metros cuadrados en una zona sísmica. En este sentido, y no hay que engañarse, la ingeniería y los cimientos invertidos en las nuevas construcciones son la piedra angular de la edificación segura.

Complemento a este proceso es indudablemente una tendencia en crecimiento que se concentra en los métodos de la construcción en seco, donde participa USG que en Latinoamérica lidera desde la gerencia general Fernando Fernández.

Uno de sus beneficios es el menor peso: un m2 levantado con materiales ligeros como la tablaroca, el durok y los plafones, entre otros, representan sólo 3.5% de los 250 kilos que significa construirlo con material tradicional.

Otro no menos importante es el relacionado con la seguridad frente a incendios, impacto ambiental y desde luego un menor tiempo en el avance de obra, tan relevante en los días de la reconstrucción.
El detalle de su incorporación al mercado de una forma ordenada y consciente es un must en estos días de temor y críticas.

Correo: colguin70@gmail.com

Twitter: @claudiaolguinmx

También te puede interesar:
Edificaciones: números, memoria y retos
Lecciones y oportunidad
Burbuja inmobiliaria

Sign up for free